EN BUENAS MANOS

Las pulgas inseparables de las mascotas

La pulga causa irritaciones en la piel con su saliva.
14 de mayo de 2016 00:00

Las pulgas no tienen alas, pero sí unas potentes patas posteriores que les permiten dar saltos de hasta 30 centímetros de altura. Por ello, van de un animal a otro. Se alimentan con su sangre y pican al perro alrededor de 12 veces al día.

La pulga provoca irritaciones en la piel con su saliva, que se traducen en el rascado compulsivo del animal, lo que a su vez provoca irritaciones en la piel.

Además, estos insectos viven alrededor de 4 semanas y en ese tiempo colocan unos 40 huevos al día. Cada una de ellos mide alrededor de 3 milímetros y es muy escurridizo, porque salta y se esconde entre el pelaje del animal.

Las pulgas tienen muy buena capacidad de adaptación y llevan sus larvas a lugares recónditos, como por ejemplo las grietas del parquet.

Según la revista Consumer.es, la larva pasa a formar el capullo, que queda envuelto con una sustancia pegajosa. Así puede esperar meses, hasta que las condiciones ambientales, como la temperatura, sean favorables y el insecto pueda salir del capullo.

Cuando el can está débil, también atrae a estos pequeños parásitos, que ven en perros con la piel enferma (eccemas, irritaciones) un hábitat ideal.
Mantener la piel del perro sana y limpia es una buena manera de prevenir la llegada de estos insectos. Aunque el perro tenga una sola pulga, hay que aplicar un tratamiento, ya que puede haber dejado sus huevos.

Si la prevención no ha resultado eficaz o si tus mascotas ya tienen alguno de estos parásitos, existen algunos métodos para eliminarlos que todos podemos replicar en casa, aunque como la mayoría de estos remedios, no aseguran una mayor efectividad.

El primero de estos métodos, es coger levadura de cerveza o nutri y frotarla por la piel de nuestro perro, ya que se dice que a las pulgas no les gusta su sabor.

También se sugiere poner levadura en su comida y mezclarla. Otro de los remedios es crear su propio collar antipulgas colocando en un collar normal del perro unas gotas de aceite de eucalipto, lavanda o geranio cada semana. Por último, y siempre en un día de calor, puedes hacer un enjuague con hojas de romero fresco y agua. Déjalas hervir durante una media hora, cuela el líquido y cuando el agua esté tibia, frótalo sobre el pelaje de tu mascota, dejando que se le seque al aire libre.

Con respecto a las garrapatas, el único método casero que puedes utilizar es quitarlas de la piel de forma manual.

Contenido externo patrocinado