100 años de su natalicio se cumplieron en diciembre de 2013

Araceli Gilbert, precedente de lo figurativo

- 16 de septiembre de 2014 - 00:00
Sus estudios de pintura empezaron con el maestro Roura Oxandaberro y se orientaron hacia lo figurativo con Hans Michaelson. Foto: Cortesía Casa de la Cultura

100 años de su natalicio se cumplieron en diciembre de 2013

El mundo de Araceli Gilbert está expresado en colores y formas, su recorrido por Ecuador y su interés por otras representaciones de la realidad es parte de su obra.

Araceli es una aventurera innata, al igual que su esposo, el documentalista y fotógrafo sueco que llegó a Ecuador en la década del 30 sin volverse a ir, Rolf Blomberg.

Hoy la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas inaugura una exposición de  sus obras plásticas, en homenaje a su trayectoria, luego de que se   cumplieran 100 años de su nacimiento el pasado 6 de diciembre.

La historia de Araceli Gilbert con la pintura empieza en la Academia de pintura del español José María Roura Oxandaberro, en un departamento del centro de Guayaquil, ubicado en la calle Boyacá, entre Clemente Ballén y 10 de Agosto, cuando tenía 19 años.  

Cuatro años más tarde pasó de los dibujos de Roura Oxandaberro a los paisajes impresionistas de Jorge Caballero y la modernidad que planteaba Hernán Gazmurri una vez que es enviada por su padre a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Santiago de Chile.

Vuelve a Guayaquil en 1942 y estudia en la Escuela de Bellas Artes que era dirigida por el profesor Hans Michaelson, un alemán que influye fuertemente en el quehacer pictórico de la ciudad.

De él aprende las formas del expresionismo europeo. Según constata el archivo de Blomberg, en el que se narra parte de su vida, las obras que datan de este período muestran a una Araceli cautelosamente inclinada hacia el figurativismo, género en el que se destaca hasta ahora como la primera pintora figurativa de Ecuador.

También en esa época forma parte de la élite intelectual guayaquileña, con su primo Enrique Gil Gilbert y su esposa, Alba Calderón. Juntos forman parte activa de la Sociedad de Escritores y Artistas.

En 1943 gana un triple premio en pintura, escultura y disertación sobre Historia del Arte, otorgado por su academia. Poco después se radica en Nueva York, estudia en la Ozenfant Art School y da un paso importante en el desarrollo de su estilo personal, al ser discípula de Amédée Ozenfant, uno de los padres del purismo poscubista.

La continuidad de Araceli en la pintura la llevan a ganar el segundo premio en el Salón de Octubre de Guayaquil y el año siguiente obtiene el primer premio en el Salón Mariano Aguilera de Quito, en 1960.

A partir de esa época el estilo de Araceli se consolida y llega a su esplendor. Realiza múltiples exposiciones individuales y participa en las muestras colectivas de mayor trascendencia en el país. También representa a Ecuador en la Bienal de Sao Paulo, en la Bienal de La Habana y en la Bienal de Coltéjer en Medellín. El trabajo de esta guayaquileña ha ganado más condecoraciones tras su muerte.

Actualmente, en una de las paredes externas de la Casa de la Cultura en Guayaquil se expone-- su arte figurativo, del cual se convirtió en su máxima expositora en el siglo XX dentro del territorio nacional.

La muestra que recoge parte de su trabajo se inaugura hoy, a partir de las 19:30.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: