Stopps: "La educación y la ley pueden erradicar la distribución ilegal de música"

27 de mayo de 2015 - 14:10
David Stopps, director y manager de la Agencia Internacional de Artistas (FML) ofrecerá una conferencia en el encuentro organizado por IEPI. Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

"La mejor arma para evitar la distribución de la música pirata es a través de la educación. Reconocer que la gente debe pagar por estos productos" reflexionó hoy David Stopps, director y manager de la Agencia Internacional de Artistas (FML), al referirse sobre la venta de música en establecimientos piratas o descargas ilegales a través del Internet. 

Hoy se inició en Quito un taller sobre propiedad intelectual dirigido a músicos y profesionales de la escena artística para obtener una adecuada administración de derechos de propiedad intelectual y alcanzar una carrera exitosa con la música.

El evento denominado ‘Cómo vivir de la música’ concluye mañana y es organizado por el Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual (IEPI) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Entre los invitados se encuentran Dimiter Gantchev, director adjunto y jefe de la sección de Industrias Creativas de la OMPI, cuyo trabajo se centra en temas relacionados con la economía de los derechos de autor y derechos conexos, también Juan Miguel Massot (Argentina), académico y consultor internacional; Jorge Luis Bohórquez (Ecuador), compositor y productor, entre otros.

En este marco, Stopps reconoció que la tecnología es una herramienta poderosa para promover la música, pero también es un arma si es empleada para piratear los trabajos artísticos.

El empresario musical reiteró que es un gran reto por parte del Gobierno erradicar la distribución ilegal de música, "pero no es una tarea imposible", reiteró.

Stopps, quien ha representado a artistas como David Bowie, The Ramones, U2, The Police, reconoció que no solo en Ecuador es frecuente piratear la música. Esta situación también es recurrente en Colombia, en Perú, en Brasil y otros países de América Latina.

En ese sentido, el experto reconoció que en Reino Unido fue complicado luchar con esa costumbre, pero gran parte de la gente aprendió que no es correcto adquirir música sin pagar un precio.

"Lo más importante es luchar a través de la educación. Entender que la música tiene un valor, que no es gratuita. El punto de partida es desde los hogares, las escuelas, luego puede venir la aplicación de la ley", señaló.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: