Rebelión cívica pide en ensayo Muñoz Molina

20 de febrero de 2013 00:00

Madrid, España.-

Al ver que “se tambaleaba” lo que había conseguido España en los años de democracia, Antonio Muñoz Molina sintió una “necesidad poderosa” de escribir sobre la crisis. El resultado es  “Todo lo que era sólido”, un lúcido ejercicio de memoria que invita a “la rebelión cívica”.

“Es una defensa de cosas fundamentales que no pueden perderse y que nos serán arrebatadas si no las defendemos: las libertades públicas, la legalidad democrática, la sanidad y la educación de todos”, dice Muñoz Molina en entrevista previo a la publicación del ensayo.

Testimonio, denuncia y recuerdos personales se mezclan en la obra, en la que no sale bien parada la clase política “cuyo interés -asegura- es perpetuarse, aumentar su poder y su riqueza, y servir a sus amos, que son los dueños del dinero”.

A Muñoz Molina también le preocupa, y mucho, “el desprestigio de la ciudadanía: los ciudadanos tampoco tenemos grandes motivos de orgullo, les hemos seguido el juego a los políticos.

La ciudadanía ha sido la que ha elegido una y otra vez a políticos corruptos”, dice uno de los autores españoles más conocidos a nivel internacional. Sus modelos cuando inició el libro fueron los ensayos políticos de George Orwell en “Inalcanzable”, y “Todo va mal”, de Tony Judt.

La gente de su generación ha vivido “en dos mundos: sabemos cómo era antes de la democracia y lo que hay ahora. Eso nos da una perspectiva y una responsabilidad”.

Funcionario público por oposición, desde los 80 veía cómo “el sistema democrático estaba siendo infectado por el partidismo”.

En el libro da una visión esperanzadora, pese a lo demoledor que es en algunas páginas. “Me llena de esperanza la movilización ciudadana ante los desahucios y la lucha del personal sanitario de Madrid por la sanidad pública”, asegura.