Duranta, aralia, perejil... opciones para no usar palma de cera

- 15 de abril de 2019 - 00:00
En misa de 11:00, en la Catedral Metropolitana de Guayaquil, se regalaron especies alternativas de plantas para la bendición del Domingo de Ramos.
Foto: José Morán / ET

Esta especie ha sido prohibida, pues su crecimiento es lento y su deforestación masiva afecta a especies como el loro orejiamarillo y el perico cachetidorado.

“Lleve, lleve el ramo a $ 1, con la Virgen que elija”, anunciaban al menos 10 comerciantes en los alrededores de la Catedral Metropolitana de Guayaquil, antes de que empezara la misa de 11:00 en Domingo de Ramos, el inicio de la Semana Santa.

“¿Esta es de palma de cera?”, pregunta una señora que se resguarda del sol con una sombrilla antes de entrar a misa. “Sí, esta es la verdadera”, responde la vendedora.

Mientras tanto, un grupo de fieles se amontona en la capilla, donde la Arquidiócesis, además de bendecir los ramos, ha mandado a pedir al Municipio de Guayaquil 1.500 plantas que puedan sustituir la compra de palma de cera y los están regalando.

Duranta, singonio, aralia perejil, malamadre, filodendro limón, lengua de suegra, cordilinea o pluma de indio, entre otras especies, se reparten en vasitos de papel, los mismos que sirven para beber café.

El padre Carlos Mena, rector del templo y encargado de la eucaristía, salió de entre los fieles con una rama de palma larga y verde, distinta a la tradicional de cera, para empezar la misa.

La Arquidiócesis pidió la donación de especies distintas a la palma de cera, en una iniciativa a la que han llamado “Domingo de Ramos sustentable”.

Una vez que empieza la misa, se cierran las rejas de la capilla y las plantas que sobran se regalan a quienes de casualidad llegan a pedir alguna. “No les den a los niños que ellos son los que las andan vendiendo por ahí”, “si ya son más de las 11 ya no deberían darles porque llegan tarde a misa”, dice una de las encargadas de la distribución mientras sus compañeros hacen lo contrario.

El Municipio de Guayaquil y la Arquidiócesis impulsan campañas para precautelar la especie de la palma de cera.
Esta es de lento crecimiento y su principal amenaza es la deforestación masiva de los bosques interandinos y los bosques de las estribaciones de la cordillera.

La palma de cera está relacionada con especies de loros que están peligro de extinción en Ecuador: el loro orejiamarillo (ognorhynchus icterotis) y el perico cachetidorado (leptosittaca branickii), que no solo se alimentan de los frutos de esta planta, sino que construyen sus nidos en los agujeros de las palmas más envejecidas.

La desaparición de la palma de cera sería una de las causas de la extinción del loro orejiamarillo y del perico cachetidorado, dos de las especies de loros más raros y amenazados de Ecuador.

La relación de las aves con la palma es fundamental, pues esta planta es su principal sitio de anidación y fuente de alimento.
Los vendedores de ramos hechos con palma de cera han reducido la proporción de compra, porque dicen que ya no se vende como antes.

En Quito, fuera de la Iglesia El Belén, los fieles también promueven el reemplazo de la palma de cera en los ramos para esta eurcaristía.

En Ecuador, se sanciona con prisión de 1 a 3 años la extracción, tenencia y comercialización de la palma de cera, según el artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal (COIP); y el Código Orgánico del Ambiente impone una sanción económica de $ 3.940 a $ 78.800. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: