Otro ‘knock-out’ al patrimonio cultural

- 25 de febrero de 2018 - 00:00
El bien fue totalmente derribado a pesar de los informes que emitió la entidad rectora del patrimonio cultural.
Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

El bien municipal fue derribado durante el feriado de carnaval. En el lugar funcionará una parada del Sistema de Transporte Aerovía.

El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) en 2011 declaró a la piscina pública municipal como un bien patrimonial, pero estaba deteriorada y no era una propiedad de la municipalidad a pesar del nombre.

Tras la declaratoria no se aplicó ningún plan de restauración del bien a pesar de declararlo como “deteriorado”.

Hasta su reciente demolición estuvo en propiedad de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol). 

De acuerdo a la ley vigente cuando se hizo la declaratoria respecto al Patrimonio Cultural, el INPC podría dar órdenes de declarar de utilidad pública un bien, en el caso de que no fuera público cuando se encontrara en riesgo.  

En noviembre de 2017, el Municipio de Guayaquil anunció en su página web el inicio de los estudios de suelo donde se harían las cuatro estaciones del nuevo sistema de transportación pública Aerovía. Uno de estos era el bien patrimonial construido en 1929.

El 5 de febrero de este año inició la demolición del bien para convertirlo en parada de un nuevo sistema de transporte.

Dos días después y antes de iniciarse el feriado de carnaval, el INPC emitió un comunicado en el cual su director, Luis Mueckay, destacó que el proyecto arquitectónico del Sistema de Transporte Aerosuspendido (Aerovía), por el cual se destruyó el inmueble patrimonial, no fue puesto a consideración de la entidad, que de acuerdo a la Ley Orgánica de Cultura debe supervisar las afectaciones de los bienes patrimoniales.

La infraestructura fue construida en 1929 como una alternativa de entrenamiento para deportistas. Foto: Memoria de Guayaquil

El informe aclara que la resolución de Visto Bueno emitida por la entidad en 2016 no fue para aceptar la destrucción de un bien patrimonial sino un diagnóstico arqueológico del proyecto ‘Diseños definitivos, suministro, construcción, montaje, puesta en funcionamiento, financiamiento y operación del sistema público Aerovía’, el cual fue presentado por Telmo Federico López.

Además declara que en el momento de la inspección de la entidad, el 7 de febrero, el inmueble conservaba el 60% del bloque original, los bloques de construcción posteriores el  0% y el 70% de la construcción original de la piscina.

Al día siguiente el Ministerio de Cultura, como ente rector, se dirigió al Municipio de Guayaquil para pedir la suspensión inmediata de los trabajos de demolición.

A pesar de los reportes, en los días de carnaval el inmueble fue demolido en su totalidad, según miembros del recién conformado Observatorio Ciudadano del Patrimonio, en la madrugada, de manera antitécnica.

El observatorio pidió acciones para la salvaguarda del patrimonio. Miguel Cantos, miembro de la agrupación, solicitó que se cumpla la reivindicación del patrimonio. “No solo el Municipio debe cumplir, sino también el Ministerio de Cultura”.

De acuerdo al observatorio, el Ministerio de Cultura debe imponer una sanción administrativa, según la Ley Orgánica de Cultura.

El Ministerio de Cultura  emitió un comunicado en el que consta el inicio de un diálogo con la Alcaldía, así como la notificación de posteriores sanciones por la destrucción del bien. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: