Una obra gráfica revive el pasado de Guayaquil

- 13 de julio de 2019 - 00:00
La obra Memoria, de Manuel Tama Gianni, está dividida en dos tomos, cada uno de 248 páginas. Las imágenes son en blanco y negro, y a full color en papel cuché.
Fotos: cortesía

Fotos de Manuel Tama Gianni constan en su libro Memoria, obra de dos tomos que retrata la ciudad y su transformación desde 1971.

Una toma aérea del Guayaquil de los setenta visibiliza la antigua conquista de una ciudad en expansión que desplazaba sus corredores ecológicos.

Una imagen futurista que captó en 1971 el lente de Manuel Tama Gianni, y que consta en su obra Memoria, que presentará en dos tomos.

El primero contiene una serie de imágenes que realzan la transformación de la ciudad hasta el presente.

Este ejemplar, de 248 páginas en papel cuché, muestra a la ciudad en blanco y negro con retratos del río, Las Peñas, el casco céntrico y eventos históricos de la época.

Tama plasmó estas gráficas con sus cámaras de rollo, una de marca Nikon y la otra, Hasselblad.

Un empresario de apellido Borja importaba carrozas de la época colonial y trajes con los que desfilaba durante las fiestas julianas y octubrinas. Foto cortesía de Manuel Tama Gianni

“Algunas imágenes inéditas fueron mis compañeras de viaje durante esta vida fantástica que he tenido el privilegio de disfrutar día a día con lujo, detalle y pasión”.

El segundo tomo es similar y lo comparte con trabajos hechos por su hijo Manuel Tama Márquez.

En este resalta la transformación de la urbe, a full color, desde el año 2001 hasta 2019.

Cada libro contiene 12 trípticos con series de paisajes que narran las tradiciones y actividades comerciales que hoy poco se realizan.

Una de esas escenas muestra un canoero navegando por el río Guayas. Los detalles de esta imagen hablan del tránsito por estas aguas con una vela hecha de fundas de yute para cacao.

Personajes típicos como el panadero en bicicleta, el vendedor de abrigos y la comerciante de canastas de mimbre también son protagonistas en estas páginas.

En esta gráfica se contempla al Guayaquil de 1970, desde el puente 5 de Junio (derecha) hacia la Av. 9 de Octubre que conecta con el casco central.  

El ángulo es uno de los sellos que distinguen el trabajo de Tama.

“La luz también es fundamental”, explica el fotógrafo, “porque refleja los contrastes y las sombras, ya que no es lo mismo con sol que sin él o un contraluz”.

Los dos volúmenes contienen opiniones de colegas y amigos escritores del artista.

“El autor retoma la historia para dejar a la posteridad una lección magistral de la esencia gráfica del tejido social que se ha consolidado en las dos últimas décadas de la ciudad”, señala la escritora Marigloria Cornejo Cousin.

Melvin Hoyos, director de Cultura del Municipio, también comenta en la obra.

“Décadas de admiración y amor por todo lo que es Guayaquil y la esencia de su ser quedaron finalmente apresados en una obra que nos cuenta el hoy y el ayer de una ciudad maravillosa”, opina.

Los monumentos, las catedrales y aquellos espacios que hoy ya no existen no se le escapan a este artista de origen italiano vinculado con la fotografía publicitaria.

Las canoas estacionadas al pie del Estero Salado también fueron fotografiadas por Tama. Él recuerda que los estudiantes del Vicente Rocafuerte las usaban para “hacerse la pava” (escaparse).

Memoria será presentada por su autor, el martes 16 de julio, a las 19:00, en el lobby del MAAC. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: