Mujeres difíciles o cómo crear desde un lugar seguro

- 01 de noviembre de 2018 - 00:00
La obra de Saskya Fun-Sang en los últimos años se construye desde los mitos del cuerpo femenino.
Foto: cortesía Saskya Fun-Sang

El proyecto reunirá féminas de diversos contextos y experiencias para crear un diálogo sobre el feminismo en el país. Se postula hasta el 10 de noviembre.

“Se dice ‘mujeres difíciles’ de  aquellas que dicen lo que piensan, que son ‘exigentes’ porque no se conforman con situaciones con las que no están a gusto o no consideran justas, que no siguen un camino ‘tradicional’ en cuanto a lo que se espera de ellas”, concluye Saskya Fun-Sang, una artista guayaquileña que reside en Estados Unidos desde 2014.

A punto de concluir su maestría en artes, en el Instituto de Artes de Chicago se ha puesto a trabajar en una convocatoria que reúna a “Mujeres difíciles: Encuentro Artístico y Educativo sobre Feminismo en Ecuador”. Quiere explorar “cómo se está pensando el feminismo en el país, qué cosas se están dando a partir de ello, qué nociones y expectativas se tienen sobre el tema”.

Fun-Sang concibe este encuentro como un “lugar seguro para hablar de cosas que son importantes para nosotras y para nuestra experiencia como mujeres que buscan un cambio dentro de la mentalidad cerrada y machista en la que muchas veces nos toca navegar. Es aprender la una de la otra y tratar de encontrar soluciones que nos permitan tener una postura más firme sobre nuestras convicciones e ideales”.

Entre 2011 y 2013, cuando Saskya Fun-Sang estudiaba en el Instituto Técnico de Artes del Ecuador (ITAE) quería hablar de prostitución, femicidio, el cuerpo de mujeres a través de sus obras. Dice que le pesaba mucho que sus profesores le planteaban que era mejor que cambiara de tema. 

En Chicago se armó un currículo para ver clases como The Wandering Uterus, Debating the Abortion Debate, Feminist Film Theory Seminar, y Feminist, Queer and Transgender Studies. A partir de estas nociones Fun-Sang ejerce su trabajo desde el arte.

Su obra, en los últimos cuatro años se trabaja desde cierta idea didáctica. Construye así piezas como “Membranas sagradas”, en las que muestra apenas cuatro tipos de las muchas variedades de himen que hay moldeadas con hombreras e hilo metálico.

En “Descarga repentina de la tensión sexual acumulada” hace visible con un puñado de lana, la manera en la que se experimenta el orgasmo; o “Estudio cartográfico sexual”, una pieza creada a partir de los puntos de placer de las mujeres puesto que muchas no saben que hay más aparte del punto G.

La artista piensa en el feminismo y en su potencial como herramienta social y política. Cree que es cuestión de hacia dónde se lleva y cómo maneja aquello en lo que se cree, aunque sea consciente de que no cambiará el mundo.

En esta convocatoria que se extenderá hasta el próximo 10 de noviembre pueden participar mujeres que no necesariamente tengan un antecedente en artes.

Se realizarán lecturas sobre el tema seguidas de conversaciones y reflexiones, talleres de cerámica y trabajo con tejido, y conversatorios con artistas invitadas como Diana Gardeneira, artista visual y cofundadora del proyecto feminista La Gallina Malcriada; Pamela Pazmiño, artista visual y cofundadora del colectivo La Emancipada; y Romina Muñoz, artista, docente y cofundadora de Editorial Festina Lente.

“Reunir mujeres de diferentes contextos y experiencias para hablar de algo que nos interesa colectivamente y tener la oportunidad de crear arte como reflexión sobre las vivencias e información que se intercambien en la duración del proyecto es algo que nos invita -y de cierta forma nos obliga- a mantener una postura abierta y a ser más conscientes sobre las varias realidades que las mujeres jóvenes del país viven”, agrega Fun-Sang. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: