Miembros de la CCE fueron a votar a la espera de “nuevos aires”

02 de agosto de 2012 - 00:00

En la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) sede matriz, el ambiente estuvo revuelto. Allí, donde se realizó ayer el proceso electoral para elegir, entre tres binomios, al que presida el ente durante los próximos cuatro años, los coidearios amontonados calculaban los resultados de otras provincias.

En 24 núcleos, en todo el país, la jornada pretendió convocar por primera ocasión a 3.562 miembros a escala nacional para el sufragio. En Guayas y Pichincha fue notorio el ausentismo.

El conteo, a las 18:00, arrojó en Pichincha 99 votos. Para Raúl Pérez Torres hubo 53, para Marcelo Valdospinos 26 y para Jaime Galarza 15. Hubo 2 nulos. Allí, según el padrón, existían 566 electores. Algo similar sucedió en Guayas. Galarza tuvo 30, Pérez 23 y Valdospinos 18. En total 71 sufragios de un padrón de 658.

Minutos después de la entrega de las actas electorales en Quito los coidearios y veedores de la lista 2, la de Pérez Torres, subieron al tercer piso de la CCE para sondear quién había ganado la Presidencia. Cada núcleo hacía el conteo y obtenía un ganador.

El binomio, de este modo, sumaba un punto por cada núcleo en el que triunfaba. Así, habían 24 puntos en disputa. De forma extraoficial este grupo obtuvo datos que mostraban a Pérez como ganador en 10 núcleos, Valdospinos en 7 y Galarza en 6. Había un empate en el núcleo de Zamora Chinchipe.

Las papeletas fueron repartidas la semana anterior a las sedes provinciales. Para hoy, a las 11:00, en la sede matriz de Quito se realizará una sesión plenaria que oficializará al nuevo Presidente. La posesión se desarrollará en un acto en la misma sede  el próximo 9 de agosto. Ayer, desde las 08:00, se instalaron dos mesas en Quito, donde votaron los miembros de la provincia de Pichincha.  

A esa hora, las ráfagas de un fotógrafo captaban a los escasos votantes que aparecían cada 15 minutos. Varios miembros, adultos mayores, llegaron arrastrando los pasos. Más tarde aparecieron miembros más jóvenes. Un delegado del Consejo Nacional Electoral observaba el proceso de sufragio.

“Hay nuevos pensamientos y nuevos criterios. Lo ideal sería tener una casa democrática que recoja todos los elementos que hacen cultura en el país y que se estudie la cultura del país”, dijo Galo Cárdenas, miembro desde hace 25 años de la CCE, quien acudió a votar y esperaba los resultados.

“Que la casa reviva. Tengo la sensación de que es como un elefante blanco. La infraestructura y la gente deben mejorar y permitir que la cultura renazca. Que se la lleve a todo el pueblo. Debe haber alguien que nos ponga a trabajar a todos. Hay textos (del Fondo Editorial) que no se sabe cómo eligen y la difusión no funciona bien. No sé si van hacia las escuelas, por ejemplo”, se esperanzó Ivonne Ortuño, otra miembro de la CCE Pichincha y artista visual.     

El proceso electoral en el Núcleo del Azuay no tuvo la concurrencia esperada. De los 262 miembros afiliados a este ente cultural, apenas llegó la mitad para las elecciones hasta el mediodía de ayer. Desde las 08:00 se instaló una mesa en el ingreso del edificio con los miembros del tribunal conformado por el escritor Eliécer Cárdenas y Flor María Salazar. En la mañana poca fue la concurrencia.

Carlos Váscones, presidente del núcleo azuayo, confirmó que una buena parte de los miembros no se hizo presente.  Váscones viajará hoy a Quito con el acta de los resultados y la presentará en la matriz. En la ciudad de Guayaquil, a una hora de inaugurado el proceso electoral -10:00-, en la sala Araceli Gilbert, las pinturas expuestas eran “testigos” de cómo los miembros de la entidad acudían a votar tranquilamente, sin que se sintiera apenas el vuelo de una mosca. 

A las 09:00 de la mañana ya habían votado, entre otros, Jorge Miranda y Carlos Calderón Chico. Este último permaneció en la sala donde se encontraban las dos mesas electorales. Era como cualquier votación, con la presencia de un veedor del CNE Delegación del Guayas, y la presidenta del núcleo del Guayas, Rosa Amelia Alvarado.      

Marco Martínez y Alejandro Elías, ambos pintores y responsables de diversas actividades en el núcleo Guayas de la CCE, eran los responsables de las mesas, mientras en la planta baja, trabajadores como Robin Echanique, director de la Pinacoteca Manuel Rendón Seminario y las salas de exhibición del núcleo, conversaban sobre cultura con los miembros que iban a votar, de modo que poco hablaron sobre el proceso eleccionario.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Cuentos de Cartón

#CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar

Medios Públicos EP