'Luto Cerrado' arma un nuevo elenco para Sarao

- 03 de noviembre de 2018 - 00:00
Cada uno de los personajes se aproxima al ataúd para llorar hasta el cansancio y lanzar alrededor del difunto algo de aquello que le gustaba en vida.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Esta obra original de Sarao vuelve a presentarse este sábado 3 y domingo 4 de noviembre en Estudio Paulsen, en el barrio Las Peñas. Luis Mueckay fue el encargado de dirigirla.

Después de 25 años de estrenar Crónica de Luto Cerrado (bueno, no tan cerrado), con 17 funciones en la Casa de la Cultura de Guayaquil, Luis Mueckay vuelve a montar esta obra con la expectativa de armar un nuevo elenco para la compañía que fundó hace casi 30 años, Sarao, y así reiniciar e insistir.

Crónica de Luto Cerrado es la mezcla de la celebración urbana con tintes rurales y diseño kitsch de las pompas fúnebres que se realizan en el país; se trata de un espectáculo que, como los primeros de Sarao, recoge las tradiciones populares, como el Cabaret que se ilumina con la llegada de Julio Jaramillo, las bodas locales o los 15 años.

Esta vez, en el Estudio Paulsen, una casa vieja del barrio Las Peñas en la que se dice que Antonio Neumane habría escrito la letra del Himno Nacional, un hombre anuncia la entrada al velorio, reparte rosquitas y café, mientras los que comparten la pena de muerte llegan, cada uno con su estilo de ñengo flow, intelectual, superficial, exagerada, llorona o chabacano.

Cada uno de los personajes se aproxima al ataúd para llorar hasta el cansancio y lanzar alrededor del difunto algo de aquello que le gustaba en vida, hasta contarse chistes o jugar cartas. Este es un homenaje a la vida a pesar de que se habla de la muerte.

La pieza escénica en la que Mueckay no actúa como en la original, sino que se lanzó a dirigirla y disfrutarla junto a la consola de sonido, constituye un relato histórico de los primeros guiños entre teatro y danza que se pusieron en escena en la ciudad. “Regresarla a la memoria de la ciudad me parece importantísimo”, dice Nathalie Elghoul, directora de La Fábrica.

De allí que mucho de este trabajo no haya variado porque antes que nada es “una obra testimonial, documental de la vida de Sarao”, remarca Lucho Mueckay.  

Si bien solo Fanny Herrera es parte del elenco primigenio, para montarla se hizo un casting al que llegó mucha gente vinculada a la historia de Sarao, como Hanoi Mueckay.

La música original estaba guardada en cintas magnetofónicas que los hongos desaparecieron y que Miguel Flor, técnico de sonido, se dedicó a buscar en todo el mundo para volverla a sonar. Esta crónica suena casi igual que la primera.

Hace 30 años se fundó Sarao, se armó en un espacio mediano en la Kennedy y se constituyó en uno de los mayores referentes de la danza contemporánea en la ciudad, estableciendo diálogos con el teatro y el humor.

Hace más de ocho años el grupo se fue desvaneciendo, el elenco tuvo su proceso orgánico y el personaje más famoso de Mueckay, la profesora Normalixta, llegaba a armar shows de humor para “salvar las cuentas”.

Este año, en el que Mueckay ha vuelto a dar clases y se puso por primera vez, después de mucho tiempo, en manos de otros directores teatrales como en la obra Una vida en el teatro, también estrenada en Estudio Paulsen, cree que es hora de arrancar de nuevo con otro elenco.

“Quiero retomar 100% la capacidad creativa, el espacio escénico. Si en Una vida en el teatro protagonizo a alguien que está terminando su carrera, esto es todo lo contrario, es como un renacer, con los aprendizajes que la vida te da, ya no con las lecciones, ya sé cómo es el asunto”, dice Mueckay.

Sarao está en planes de reinaugurar la sala y empezar una campaña de ayuda para alcanzar ese objetivo. “Estoy consciente de que es un espacio que Guayaquil necesita, fue el epicentro de muchas tendencias de teatro, danza, música, queremos replantearnos. Creo que es un espacio que la ciudad merece”, dice el director de esta obra que estará en funciones este sábado 3 y domingo 4 de noviembre. (I)

Si bien solo Fanny Herrera es parte del elenco primigenio, para montarla se hizo un casting al que llegó mucha gente vinculada a la historia de Sarao.Si bien solo Fanny Herrera es parte del elenco primigenio, para montarla se hizo un casting al que llegó mucha gente vinculada a la historia de Sarao. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Datos
Primer elenco  
El elenco original de la tragicómica obra Crónica de Luto Cerrado (bueno, no tan cerrado) estuvo conformado por Tani Flor, Jorge Parra, Omar Aguirre, Fanny Herrera, Marjorie Fajardo, Fernando Rodríguez y Lucho Mueckay.

2 días (sábado 3 y domingo 4 de noviembre) estará en funciones esta obra en el Estudio Paulsen, en el barrio Las Peñas.  
   
El actual elenco lo compone Hanoi Mueckay, Andrés Vivar, Adrián de la Cruz, Tomás Sandoval, Denisse Boss y Daniel Ortega. La única actriz que vuelve a aparecer en la obra es Fanny Herrera.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: