Los EDOC10 en Guayaquil recibieron a 2 directores

31 de mayo de 2011 - 00:00

El pasado 24 y 25 de mayo en el Auditorio Enrique Gil Calderón de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas se dieron las proyecciones de Cuando la mente baila y Con mi corazón en Yambo, filmes nacionales y en presencia de sus directores. La del 24 fue una doble función ya que al documental elaborado a manera de tesis por estudiantes de la Universidad Casa Grande le precedió la producción polaca, de 30 minutos, Fuera de alcance (2010), de Jakub Stozek, pero el público que copó la sala esperaba el filme y el foro con el cineasta Xavier Colamarco.

Como lo destacó el último interventor en el foro de Cuando la mente baila, el documental tiene éxito al presentar el desequilibrio mental como una enfermedad más, que no resta funcionalidad a quien la padece, como se da con su personaje principal, la bailarina clásica Ana María Ricci. La crítica fue de corte positivo y constructivo ya que a Colamarco y su equipo de producción, quienes estuvieron parados junto a él durante el foro - Daniela Ramírez (producción), César Andrade (fotografía y edición), Stephanie Simmonds (asistente de dirección) y María Cristina (investigación periodística) - les llovieron los buenos augurios si siguen su carrera de cineastas y las felicitaciones por la presente obra en su forma y contenido. Luego del foro, en el que Colamarco admitió que este tema le interesó porque él mismo padeció un tiempo de ataques de ansiedad, comentó que el que esta tesis fuera aceptada en el Festival Internacional de Cine Documental "Encuentros del Otro Cine" EDOC10 permite que se generen espacios para ir más allá del cine comercial que muchas veces no admite conversar o tener retroalimentación con el público para saber lo que ellos sienten.

El trabajo se gestó en 9 meses guiado por Viviana Elizalde, coordinadora de la carrera audiovisual, el audiovisualista Fernando Fraschini y Carlos Tutivén, director de proyectos del Dicyc (Departamento de Investigación en Comunicación y Cultura) de la Facultad de Comunicación Mónica Herrera de la Universidad Casa Grande. Colamarco añadió que el elegir a Ricci fue proceso de una iniciativa del equipo, considerando que todas las personas tienen problemas personales, para cuestionar qué es lo común y dejar de usar el término peyorativo locura, que debe quedar atrás.

El 25 se volvió a destapar la herida no cerrada del caso de la desaparición de los hermanos Restrepo en el gobierno de León Febres Cordero, con la exhibición del filme Con mi corazón en Yambo, de la hermana de ellos, María Fernanda Restrepo. Siendo una de las principales películas de los EDOC10, poca gente estuvo dispuesta a perderse lo que en múltiples entrevistas con los medios la directora ha descrito como una película en la que ha trabajado durante años, junto a un leal equipo, para contar la historia íntima de su familia; pero ante todo, para contarle a quienes empiezan a olvidar, y a las nuevas generaciones, un capítulo de la historia del país que jamás deberá repetirse. No tuvo que salir con chaleco antibalas como la misma directora ironizó en entrevista con este diario.
El debate es lo que requería para que se pueda decir que, como se titula la entrevista con Restrepo en el periódico El Otro Cine, esta película no es una limpia, ni un exorcismo, ni un cierre. La directora, graduada en la Universidad San Francisco de Quito, que cursó un máster en Dirección de Documentales en la Universidad Autónoma de Barcelona y un postgrado en dirección de fotografía en la ESCAC, ratificó que su filme le ha hecho más fácil llorar, sentir, extrañar, evocar recuerdos que casi no tiene porque era una niña cuando sus hermanos desaparecieron y no estuvo junto a sus padres durante sus reclamos.

Solo Restrepo y Colamarco han sido los directores nacionales que han participado de los EDOC10, pero sus películas han estado entre las mejor recibidas. Son las que mayor audiencia han convocado por ser parte de la realidad e identidad nacional.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: