Factory y la necesidad del reconocimiento de espacio

17 de abril de 2012 - 00:00

Ayer se realizó un conversatorio, en el auditorio de la Administración Zonal Eloy Alfaro, sobre lo que ha sucedido cuatro años después de la tragedia en la discoteca Factory, en Quito.

En el evento hablaron sobre la importancia, para los familiares y  el movimiento cultural rockero, de que haya nuevos espacios seguros para los  músicos ecuatorianos.

En el acto se presentó a los nuevos voceros de la fundación  mencionada, quienes dirigirán todos los proyectos y actividades, tanto particulares como referentes al manejo y la utilización de las instalaciones que serán entregadas por el Municipio de Quito, el 19 de abril próximo.

Además, se informó sobre la agenda de actividades (del 19 al 21 de abril) al recordar el cuarto aniversario de lo sucedido en la ex discoteca.

Entre los temas abordados sobresalió también   el    inicio de un proceso mancomunado entre todos los afectados por el caso, para  beneficio de todas las culturas urbanas de la capital.

En la actividad participaron: Gloria Cruz -madre de Diego Freire, fallecido en el fatídico concierto-, que también es la presidenta de la fundación Factory 19 de Abril, que surgió luego del accidente. Al lugar también fueron  Pedro Subía -padre de Diego Subía, otro fallecido-, vicepresidente de la fundación; María José Hernández, integrante y sobreviviente, quien pertenece al  grupo Hempírika; y Rodrigo Pólit, sobreviviente y mánager del grupo Zelestial.

Pese a esta iniciativa, a punto de que llegue la fecha para recordar el cuarto aniversario,  algunos grupos y movimientos rockeros que prefieren no revelar  su identidad,  dicen no conocer nada concreto sobre el manejo del  tema Factory, o sobre la recuperación de espacios  lograda por ellos luego de la tragedia.

El grupo de jóvenes organizadores del conversatorio de ayer tiene previsto llevar a cabo un festival y jornadas culturales, a través de los cuales buscan, entre otras cosas: evidenciar diversas identidades urbanas, reapropiarse del espacio público, fortalecer las organizaciones juveniles y  entender a los jóvenes como actores clave en el proceso de construcción de un país equitativo e incluyente.

El caso Factory, además de  cambiar la vida de  familias quiteñas, afectó a  la comunidad rockera y determinó un momento, en lo cultural, para iniciar un debate sobre las formas de expresión de los jóvenes a nivel nacional. El punto de partida fue la seguridad ofrecida en los escenarios artísticos.

Durante los años anteriores se han realizado eventos conmemorativos  acompañados con foros, conciertos, demostraciones artísticas, con la finalidad de realizar un recordatorio de un hecho que, todos coinciden,  no debe  repetirse; además, desde entonces se ha gestionado la posibilidad de obtener un espacio en donde las agrupaciones rockeras puedan ofrecer sus conciertos.

Respecto a que los espacios, para algunos movimientos y agrupaciones rockeras, continúan limitados, ciertos grupos se preguntan:  ¿quiénes han resultado  beneficiados de los múltiples debates que se han realizado a lo largo de estos años?

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo

Cuentos de Cartón
¿Has escrito cuentos que
te gustaría compartir?

¡Esta es la oportunidad de publicarlos! #CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar