El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.25/Sep/2021

Cultura

Tendencias
Historias relacionadas

Imagina: ¿Se puede tecnificar un cultivo, pese a la fuerza de las tradiciones y hábitos?

El espantapájaros que vuela sobre el campo

Un agricultor descubrió que, gracias a las herramientas tecnológicas, mejoró el manejo de su cultivo de arroz. Hoy anda feliz, y hasta tiene tiempo para hacer otras labores agrícolas, además de estar con la familia.
31 de diciembre de 2019 00:00

-Rolando, levántate, vamos a visitar al tío Cheo a la finca, tengo tiempo que no lo veo y vale caerle. De pronto nos venimos con un saquito de arroz y mangos de chupar que a ti te gustan.

-Es muy temprano papá. Deja dormir un rato más.

-Ya deja la pereza. Apúrate, que se hace tarde.

Luego de una hora de viaje, Juan le dice a su hijo: Hemos llegado… disfruta, que esto es vida. Acá nos hemos alejado del ruido y de la tecnología.

-Eh, no hables tan fuerte. ¿Y eso que viene ahí qué es?, ¿cómo que no hay tecnología? Mira ese dron en el cielo, ¿para qué servirá acá? Busquemos al tío Cheo para que nos diga qué está pasando en su finca.

-Hola tío, ¿cómo está? Anda hecho el aniñado con juguete nuevo.

-No es juguete, sobrino, con este dron me dedico a fumigar el arroz y esto me facilita ese trabajo.

-Chuta, tío Cheo, o sea dejó el rastrillo, las bombas y en la sombrita no más trabaja ahora. Eso está muy bueno, y los vecinos seguro lo han de molestar con el avión chiquito. Jajajá.

-Mira, Juanito, esta tecnificación me ha dado buenos resultados, el trabajo en el campo es duro. Qué me iba a imaginar que este avión chiquito, como dices, me iba ahorrar tiempo y dinero. Somos pocos en Ecuador los que usamos esta herramienta de trabajo.

-Oiga tío, pero tiene que haberle costado mucho dinero todo esto, y más que todo aprender a manejar el dron.

-¿Tú me crees bruto? Al comienzo fue difícil, pero sabiendo que con esto mejoraría mi trabajo, le puse empeño. Te voy a explicar cómo funciona la cosa: desde esta tablet programo el área que voy a fumigar, la cargo con 10 galones de agua y el insecticida que le toca.

Para que te des cuenta la rapidez con la que se trabaja, este aparato en una hectárea se demora solo 7 minutos, antes me pegaba toda la mañana fumigando esa hectárea, ¿cómo la ves?

-Bacán tío, usted es elegante, o sea a esta hora estaba rendido y agotado “comiendo” tuco de sol. ¿Y que dicen los vecinos al respecto?

-Al comienzo fue novedad, pero ya están familiarizados con el sonido del dron. Ellos todavía están acostumbrados a la bomba, puede ser que más adelante se modernicen.

-Lo felicito tío. Si la gente sigue su ejemplo, las cosas cambiarían en el país, el rendimiento y la producción crecería y se evitaría el contrabando de Perú.

-Así es, sobrino. Mis 10 hectaritas las tengo tecnificadas, sigo al pie de la letra lo que me indican y salgo adelante.

-Eso está bueno tío, la verdad he quedado sorprendido cómo se ha tecnificado el sector agrícola. Definitivamente los tiempos han cambiado.

-Lo que sí déjeme decirle, sobrino, es que el Estado debe comprometerse más con los arroceros, apoyar al pequeño agricultor, ayudándole a tecnificar sus fincas, protegiendo el arroz que se produce, no permitir el contrabando.

-Todo está muy bonito tío, pero ya dio hambre y hasta que esté el almuerzo de la tía vamos a tumbar esos ricos mangos que se ven allá.

-Solo piensas en comer... Jajajá. (I)

Keythel López Morán
Autor de los libros Milagro 200 y Memorias de una ciudad llamada Milagro. Es Licenciado en Periodismo de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte de Guayaquil, tiene un diplomado Cátedra por la Paz, la Vida y la Libertad de la Universidad Nacional y Abierta e Indepaz, Palmira, Colombia. Ha realizado coberturas periodísticas en Colombia, Perú, Chile y otros países.

Un dron ayuda a fumigar el terreno mucho más rápido. Esa lección aprendió el tío Cheo en poco tiempo y sorprendió a la familia por su visión futurista.
Ilustración: Carlos Terreros / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado