Coppola, los ojos que miran al cine con amor

- 20 de octubre de 2018 - 15:38
Francis Ford Coppola es el principal invitado del VII Festival de Cine La Orquídea.
Foto: Xavier Caivinagua / Cortesía

Con gran expectativa, los cinéfilos, estudiantes, actores, productores y medios de comunicación llegaron al Teatro Carlos Cueva Tamariz para ser parte de un conversatorio con el guionista, productor y director de cine estadounidense Francis Ford Coppola.

La jornada se cumplió el sábado 20 de octubre de 2018 en el marco del VII Festival de Cine La Orquídea, que se desarrollará hasta el 26 del mismo mes en Cuenca.

Fuera del teatro, uno de los asistentes fue el actor mexicano Damián Alcázar. Quien llegó con la expectativa de conocer varios de los criterios de uno de los máximos representantes de Hollywood.

Comentó que es importante crear política estatal que garantice la existencia de espacios para ver el cine diferente al que propone Hollywood. Alcázar indicó que los estados deben hacer esfuerzos para que en una sala primero haya espacio, por ejemplo, para el cine ecuatoriano o de otro país.

“Producir cine desde Latinoamérica es difícil y cuenta con presupuestos limitados. No hay salas de cine donde producirse, donde se pueda ver nuestro arte y esto hace que no sea sustentable”.

Francis Coppola en el Festival de Cine la Orquídea de Cuenca.

Una vez dentro del teatro, el público solo esperaba la llegada del protagonista del encuentro. Cerca de las 10:20 y con un aforo lleno, entre aplausos y ovaciones, Coppola inició su charla conociendo a su público. "¿Cuántos de ustedes son estudiantes, cuántos son productores?" y otras interrogantes planteó a los presentes. 

Luego habló de sus inicios, trayectoria, experiencia y dejó muchas lecciones, recomendaciones y mensaje para que el cine no muera.

Reseñó que estudió teatro. Que en su familia, "si te metía hacer algo debías se el mejor" y que esta sentencia era innegociable. Es por esto que describió a su camino como una constante búsqueda de ser mejo y no conformarse con una u otra buena experiencia.

Entre bromas que compartía con el público, este director cinematográfico -ganador de 5 Premios Óscar con las películas El Padrino y El Padrino II; dos Palmas de Oro de Cannes, por La conversación y Apocalypse Now; y una Concha de Oro del Festival de San Sebastián, por Llueve sobre mi corazón- instó al público a seguir creando, a no tener miedo de hacer arte a través del cine y no limitarse a “lo que el público quiere”.

Con frases como “el promotor o inversionista no busca el riesgo, pero el arte va detrás de él” Coppola deja ver que está enamorado del cine tradicional, ese que busca historias, el que busca ser diferente, ese cine que permanece en el tiempo y del cual varias generaciones pueden disfrutarlo.

Apuntó que se puede poner a favor de la creatividad todos los recursos digitales que en la actualidad se disponen, para crear un cine de calidad.

También explicó sobre la necesidad de que el director vuelva a ser parte de los casting. “Ahora ellos solamente ven un video para escoger a sus posibles candidatos para el papel y esto es un error. Cuando yo escogía a mis actores, me acercaba, les daba la mano y conversaba con ellos. Ahí podía conocerlos y saber si tenían o no alguna oportunidad de destacar”, contó Coppola cuando una de las asistente le consultó sobre la importancia del actor para hacer que una cinta pase a la historia.

Al final, con la misma simplicidad que llegó e inició a narrar su historia, dijo a los jóvenes directores que “si eres hombre, cásese; si eres mujer, no te cases”. El público lo despidió con una ola de aplausos. (F)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: