la orquesta sinfónica le brindará un homenaje

Celia Zaldumbide deja un legado en nuestra música

la orquesta sinfónica le brindará un homenaje
05 de agosto de 2014 00:00

La destacada pianista, maestra y  gestora cultural, Celia Zaldumbide (París, 1926- Quito, 2014), falleció la madrugada del sábado a los 87 años, por complicaciones en su salud. La artista, que contaba con una larga trayectoria en la música del país, se desempeñaba como Presidenta de la Fundación Zaldumbide Rosales, en donde se dedicó, por muchos años, a la formación de jóvenes músicos ecuatorianos, muchos de ellos son hoy grandes referentes, como Jorge Oviedo, Boris Cepeda, Washington García, Mónica Alvarado, Daniel Cuenca, Andrés Torres, entre otros.

El pianista y compositor lojano Julio Bueno —quien se desempeña como subsecretario de Artes y Creatividad en el Ministerio de Cultura y Patrimonio— lamentó la pérdida de ‘una de las más grandes pianistas que ha tenido el Ecuador, así como una gestora y maestra incansable’.

“Doña Celia estudió en París con Alfred Cortot, uno de los grandes pianistas del siglo XX, y no solo aprendió de la mejor manera sino que supo transmitirlo a varias generaciones, con mucha dedicación. La recuerdo siempre lúcida, talentosa y extremadamente generosa”.

La pianista —que en los ‘60 fue Presidenta de la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador— contó con un amplio bagaje cultural, inculcado, en gran medida, por su madre, la también pianista Isabel Rosales, y su padre, el crítico literario y diplomático ecuatoriano Gonzalo Zaldumbide (autor de obras como Egloga trágica y un sinnúmero de ensayos).

Precisamente fue en una de las misiones diplomáticas de su padre cuando Celia nació en París, aunque su niñez y juventud las transitó por diferentes países como Reino Unido, Suiza y Estados Unidos, siendo el Ecuador el sitio en el que desarrolló su vocación musical y pedagógica.

Durante el fin de semana, varios mensajes de agradecimiento y condolencias se registraron en las redes sociales. Así, por ejemplo, en la página oficial de la Fundación Zaldumbide Rosales, el pianista, compositor y pedagogo musical lojano Juan Catro Ortiz —quien fue su alumno— se pronunció al respecto.

“Celia me enseñó a tocar con mucha relajación y a conseguir diferentes sonoridades dependiendo del ataque al teclado. Adicionalmente a respetar los estilos al momento de interpretar. Gracias a sus esfuerzos, logró elevar el nivel técnico e interpretativo de los pianistas en el país y apoyó para que muchos de sus alumnos continúen con su formación en el exterior. Ahora tenemos profesionales de altísimo nivel contribuyendo de manera muy positiva al desarrollo musical del Ecuador”.

A los reconocimientos póstumos se unirá la Orquesta Sinfónica, que brindará un homenaje a la maestra, este jueves, a las 20:00, en la iglesia La Compañía, como parte de los conciertos de fin de temporada.

Contenido externo patrocinado