2020 retrata la vida barrial de Guayaquil

- 05 de mayo de 2019 - 00:00
Rodolfo Salazar Ledesma presentará el 22 de mayo su novela 2020 (publicada por editorial La Bicicleta) y ya prepara otra, El fisicoculturista, con Cactus Pink.
Foto: José Morán / EL TELÉGRAFO

Con la excusa del bicentenario, Rodolfo Salazar narra una historia llena de elementos identitarios de la ciudad y rinde homenaje a la bicicleta que marcó a su generación.

El bicentenario de la Independencia de Guayaquil es una fecha que usa como pretexto el escritor Rodolfo Salazar Ledesma (1968) en su nueva novela, 2020, que será presentada a finales de mayo.

2020 se desarrolla en tres momentos a lo largo del año en que se recuerdan los dos siglos del 9 de Octubre de 1820: el 1 de enero, el 9 de octubre y el 12 de octubre.

Desde los acontecimientos de esas fechas se cuenta la historia de una investigación sobre el incendio de un teatro el primer día del año.

El principal sospechoso es Tomás, un actor originario de Europa del Este, con un parecido a Christopher Lee, que tras sufrir un accidente asume la personalidad del personaje que interpreta en la obra en la que trabaja.

Los personajes y los espacios de la novela son eminentemente guayaquileños, y hay uno que aparece incluso con su nombre real, Julio Boada, un poeta y ebanista de esta ciudad porteña.

Para realizar este retrato geográfico de un sector comprendido desde la zona rosa hasta el cerro Santa Ana, el autor realizó una inmersión en la vida barrial.

Aunque el título de la obra apunta a la gesta del 9 de Octubre de 1820, Salazar prefirió centrarse en estos lugares que le dan identidad a la ciudad.

Es así como aparece Tarciso Boada, el dueño de un taller de bicicletas, que será central en la narración de 2020, pues desde ahí se organiza y se monitorea la investigación.

También está Juanito, un personaje que monta una bicicleta Chopper, y los jóvenes de un grupo punk: Bastardo, un personaje que aparece al inicio intentando comprarle la bicicleta a Juanito.

El guitarrista es graduado en cine, el baterista es graduado de Yachay, y Anne, la bajista del grupo, es la novia de este último y quien duda de la historia de Tomás, el actor extranjero.

“Yo soy de la generación que fue marcada por la Raleigh Chopper”, dice Salazar.

El escritor señala que no necesariamente es un homenaje a este vehículo, pero sí que lo considera un elememento identitario para los guayaquileños que nacieron en la década de los sesenta.

La contraportada de 2020 incluye un texto del poeta Carlos Garzón Noboa, que resalta que Salazar “va ganando cada vez más terreno en la historia de nuestras letras, aportando un elemento clave que ha sido subvalorado por el resto de escritores: el humor”.

2020 es publicada por editorial La Bicicleta, creada por Salazar y William Guzmán. Aquí busca publicar también la obra Otra historia, el mismo lobo, escrita en 1964 por su padre, Hugo Salazar Tamariz.

La presentación de 2020 se realizará el próximo miércoles 22 de mayo, a las 19:00, en el lobby del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC), ubicado en Malecón y Loja.

No es la primera vez que una novela de Salazar se escribe con el pretexto de un bicentenario. Antes ya lo había hecho con ¡Diodati, Idiota!, una obra que se centra en el retiro de escritores en 1816 en Villa Diodati, frente al lago Ginebra, que incluyó entre otros a Lord Byron, John Polidori y Mary Shelley.

El encuentro se prolongó por la erupción de un volcán en Indonesia, el Monte Tambora, que afectó al mundo de tal forma que 1816 es conocido como el “año del verano que nunca llegó”.

Atrapados más tiempo del que habían planeado, aquel retiro sería recordado como una célebre cumbre del romanticismo. Y ahí se escribió la primera versión de Frankenstein, o el prometeo moderno, en el que Salazar se inspiró para su personaje Franki en ¡Diodati, idiota!

Salazar es parte de la cuarta generación de una familia de escritores. Además de su padre poeta, su abuela fue Isabel Tamariz Toral, poeta, pianista y pionera de la educación parvularia en Ecuador.

Y yendo un poco más atrás en el árbol genealógico, está emparentado con el militar, político y literato Gral. Francisco Xavier Salazar Arboleda, ministro de guerra de García Moreno y miembro fundador de la Academia Ecuatoriana de la Lengua.

Salazar prepara actualmente otra novela, El físicoculturista, que todavía se encuentra en proceso de edición y que será publicada bajo el sello Debut de la editorial quiteña Cactus Pink.

El fisicoculturista cuenta una historia que sirve para retratar la vida alrededor de la cultura de los gimnasios, a la que Salazar se dedicó en su juventud, cuando administraba uno. Este libro también será lanzado este año. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: