La vocación cinéfila surge desde las aulas

- 08 de mayo de 2018 - 00:00
Estudiantes del Colegio Benalcázar de Quito escuchan con atención las clases teórico-prácticas del taller.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

Alumnos de cuatro colegios municipales de Quito participaron en un taller de cine, iniciativa de Artisteca, que promueve el desarrollo de las artes en los jóvenes.

Derek Estrella sueña con ser cineasta. Al joven de 16 años, estudiante del Colegio Municipal Sebastián de Benalcázar de Quito, le fascinó el séptimo arte siendo un niño, cuando comenzó a jugar con programas de filmación en la computadora.    

 Con el tiempo se autoeducó, pero sentía que deseaba una mejor oportunidad  para desarrollarse profesionalmente. 

La ocasión ideal le llegó a Derek cuando fue parte de los 40 participantes del proyecto Crearteco, promovido  por Artisteca, cuya meta es darles la oportunidad a colegiales de realizar estudios de cine y luego filmar sus primeros cortometrajes.

Artisteca es uno de los programas de Responsabilidad Social (RSE) de Diners Club, organizadora del curso.

 Las instituciones educativas de la capital participantes del programa fueron los colegios municipales 9 de Octubre, Humberto Mata, Sebastián de Benalcázar y Consejo Provincial.

Britha Lemens, coordinadora de Artisteca, afirmó que el año pasado se realizó la primera edición de Crearteco, pero en la escultura. 

“En este año lo hicimos con el cine porque consideramos que es una actividad de mucho interés para los jóvenes y, además, fomenta su creatividad”.

Los talleristas recibieron 30 horas de clases teórica-prácticas desde febrero hasta el 5 de mayo por parte de jóvenes profesionales de cine, graduados de la UDLA.

La instrucción incluyó la elaboración de las ideas, el guion, toma de planos, filmación y edición de video, fotografía, sonido e imagen.  

Santiago García, uno de los cuatro capacitadores, manifestó que el curso es una buena oportunidad para  apoyar a los estudiantes que tengan intereses fílmicos.

“Les dimos nociones sobre cómo producir sus cortos, con toda la didáctica del caso, veo que tienen mucho talento y quieren expresarse”.

Para el cineasta, graduado en 2016, fue una gran satisfacción compartir su conocimiento académico con jóvenes que podrían convertirse en sus futuros colegas en la industria del cine.   

Participantes
Cada entidad educativa aportó con 10 estudiantes, basados en su vocación por contar historias en cine, como Carol Bolaños, de 16 años, quien considera al cine un campo extenso donde explorar sus inquietudes.

“Se puede trabajar desde  lo visual, la música, el diseño, desde niña me interesó”.

Carol admite que su afición al arte creció cuando vio la película El Cielo sobre Berlín, porque “es un thriller,  que te mantiene a la expectativa, ese es el tipo de historias que me gustan, con los espacios psicológicos de las personas”.

En cambio Derek Estrella prefiere el drama en los relatos para la pantalla grande.

“Me gustan las tramas con los problemas cotidianos, conflictos familiares o historias que no sean lineales en el tiempo, en el estilo de (Quentin) Tarantino”. 

Para los participantes el curso ha sido un primer contacto con la industria del cine de manera académica. 

Los colegiales también confesaron su admiración por  cineastas ecuatorianos como Sebastián Cordero (Ratas, Ratones y Rateros; Pescador),  Tania Hermida (En el nombre de la Hija; Qué tan lejos) , y Anahí Hoeneisen (Esas no son penas). Los ven como referentes.

“Creemos que el cine es un modo para dar a conocer el país y nuestra cultura al mundo en las pantallas”. 

Como parte del taller, los  estudiantes realizaron sus propios cortometrajes con la finalidad de exponer el conocimiento aprendido, en un  tema de libre elección.

Reconocimiento
De este modo, la creatividad será reconocida el próximo 17 de mayo en un evento de Multicines a las 18:00.  

En el acto, Artisteca reconocerá las participaciones de los talleristas de los cuatro colegios y se entregarán menciones a cuatro cortos  destacados del programa.  

El objetivo –más allá  de un premio– es que lleven a sus casas todo el aprendizaje técnico de cine, y que lo aterricen en la práctica mediante la elaboración de historias propias. (I)     

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: