Sócrates Ulloa: formas y colores de la intuición

- 28 de marzo de 2018 - 00:00
Los 50 dibujos fueron realizados en tinta china, pastel al óleo, bolígrafo e incluyen 9 pinturas en acrílico y látex.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

La muestra pictórica Apuntes reúne medio centenar de obras del artista guayaquileño, en el Colegio de Arquitectos de Pichincha, hasta fines de abril.

“La intuición es la base fundamental del arte”, ha dicho el pintor-arquitecto Sócrates Ulloa, y lo que dibuja y colorea no requiere más explicación que la necesaria, ya que las intuiciones que provoca su obra saltan a la vista. Son escenas que contienen al tango y a la hípica, a un barco navegando cerca de un pueblo desaparecido, y a un puñado de desnudos.

Medio centenar de dibujos integran la muestra Apuntes, que está montada en la galería del Colegio de Arquitectos de Pichincha (CAE-P). Ulloa explica allí que los desnudos fueron “sacados de la libreta” y exhibidos junto a los ensayos en blanco y negro que ha hecho desde 2015 y que muestran a bailarines junto a bandoneones, en un formato mayor que los anteriores.

El interés del autor sobre los jockeys tiene que ver con su ritmo y movimiento, elementos que también provocó a su intuición sobre ciclistas. Escenas que conforman el imaginario de ‘Los patiflacos’, un cuadro que llevó al CAE-P por casualidad el día que conversó con este diario y que había pintado con laca de automóvil, una técnica que dejó de usar por el daño que le estaba provocando a través del olfato.

En el cuadro titulado ‘Bunaventura’ aparecen otros sujetos en tránsito, invisibles tras las paredes de una embarcación que navega en los alrededores de un pueblo que existió, pero se quemó mientras Ulloa era niño, en Catarama, cerca de Ventanas (Los Ríos), según cuenta el artista que vivió durante mucho tiempo en Buenos Aires.

La técnica medieval del temple que se usó hasta tiempos de Miguel Angel, y que emplea yema de huevo, pigmentos y vinagre, conforma una gama de colores que hacen aparecer al pueblo ficticio como una escena del realismo mágico.

Los pasteles de óleo, en cambio, dieron lugar a las mujeres que aparecen en otro lugar de la exposición y el acrílico con látex también se suceden en sus cuadros, pese a que el autor ha usado el óleo en la mayoría de sus creaciones, a lo largo de 65 años en el oficio.

“Hay técnicas que permiten trabajar rápidamente, no dan espacio a muchas correcciones”, dice Ulloa, “la laca, por ejemplo, se seca enseguida aunque el brillo se asemeje al de otros materiales”.

Hace 3 años, el pintor frecuentaba el hipódromo de Palermo en Argentina. Allí surgió la intuición que originó algunas escenas en las que “el apostador es un incógnito, como cualquier apostador. Gardel apostó mucho a los caballos, pero él hizo una gran fortuna”, sonríe el artista antes de confesar que volvería a jugar, comprar un par de boletos para la hípica, pero que no volvería a frecuentar las apuestas.

La mente del espectador es la que hace la síntesis de lo representado en los cuadros de Ulloa. Hay quienes llama ciclistas a ‘Los patiflacos’, pero no son solo eso, tampoco jockeys montados sobre sus veloces caballos.

Los primeros dibujos de Ulloa se dieron en Argentina, país al que llegó para estudiar ingeniería civil. “Regresé de pintor”, cuenta, con su voz pausada, con matices de la costa y del puerto.

Antes de ser arquitecto fue pintor y dice que aunque los “temas sean recurrentes, cada composición pretende mostrar ritmos y movimientos diversos, en la posición de piernas y brazos (de bailarines) o manchas (de atletas)” que simulan ejes de ruedas o patas de caballos en carrera.

En Apuntes aparecen un par de bodegones “para romper con la monotonía del conjunto”, sugiere el artista que ha develado su más recientes intuiciones para provocar otras, en una práctica que lleva más de medio siglo. (I)  

El artista

Sócrates Ulloa

El artista plástico y arquitecto nació en Guayaquil, en 1932. Forma parte de la colección de pinceles “Maestros de la pintura” en la Asociación Estímulo de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina. En esa ciudad ha residico durante varios años.

50 dibujos del pintor ecuatoriano se exhiben en la muestra Apuntes. Ha empleado técnicas diversas.

El artista en Quito

Hasta fines de marzo, Sócrates Ulloa estará en la capital. Pero su más reciente exposición permanecerá abierta en el Colegio de Arquitectos de Pichincha (Níñez de Vela, N35-204) hasta fines de abril.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: