Museo Pompidou abre en una vieja fábrica de Citroën en Bruselas

- 07 de mayo de 2018 - 00:00
Foto: EFE

Una nueva franquicia del museo parisino Pompidou, que ya cuenta con centros hermanos en lugares como Málaga o Metz (Francia), abrió sus puertas en un viejo taller de Citroën de 30.000 m² en Bruselas, con el objetivo de convertirse en un nuevo escaparate para la ciudad del arte contemporáneo.

Su inauguración es solo un aperitivo, pues en 13 meses cerrará sus puertas para unos trabajos de remodelación para el museo definitivo que podrían durar años.

Para abrir boca, el nuevo Pompidou en la capital belga cuenta con propuestas como la exposición interdisciplinar de 10 artistas contemporáneos “Kanal Brut”, en un enorme espacio que todavía conserva el aspecto de gran garaje de automóviles y que ahora han tomado esculturas, proyecciones y otros objetos de diseño.

También llaman la atención otro espacio llamado “Fábrica de películas amateurs”, que recrea una suerte de taller del cineasta Michel Gondry, el onírico e innovador realizador de Cómo ser John Malkovitch u ¡Olvídate de mí!.

Cada visitante es invitado a crear una película “de la A a la Z, en tiempo récord, en una recreación de un estudio de cine”, cuenta la responsable del proyecto, la artista Ariane Rousselier, que ha previsto que los participantes puedan obtener una copia de su “ópera prima”, 3 horas más tarde del “corten” final.

El museo “Kanal” está construido sobre un espacio eminentemente industrial, un gran taller concesionario de automóviles, levantado en 1930 en el ahora nuevo barrio de moda para los artistas en Bruselas.

Se trata de la zona de Tour & Taxis, un antiguo complejo industrial junto al canal de la capital belga, que se expande como zona residencial y comercial de moda de la urbe, sin importar su cercanía a Molenbeek, barrio que arrastra el estigma yihadista. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: