Un Crucigrama juega con las definiciones

- 13 de abril de 2018 - 00:00
Fernando Gálvez trabaja en el personaje de un padre que decide ser mujer. Verónica Garcés es una psicoanalista conflictuada.
Fotos: Jéssica Zambrano / EL TELÉGRAFO

El Tiatro produce esta obra escrita por Julián Martínez. Actúan Fernando Gálvez y Verónica Garcés. Se presentará los viernes y sábados del mes.

El tiempo está delimitado por un reloj. “Es imposible medir el tiempo con algo tan insignificante como un reloj. Mucho menos con un reloj hecho en China. Es absurdo”, dice la protagonista de este Crucigrama.

En los crucigramas las definiciones deben ajustarse al espacio disponible y permitir que su intersección con otras definiciones cuadren perfectamente. El mundo se define desde las limitaciones.

¿Pero caben siempre las mismas palabras en una misma definición? En la obra teatral Crucigrama, Julián Martínez, un venezolano que reside hace tres años en el país como docente de la Universidad de las Artes, juega a contradecir la idea de orden que impera en las definiciones que rigen al mundo.

Lucía, protagonista de esta obra, interpretada por Verónica Garcés, es una psicóloga. Lucha con la idea de que aburre a todo el mundo.

Se interroga sobre sus propias reflexiones y entre sus dilemas está la idea de que su consultorio es demasiado bullicioso y que eso desconcentra a los pacientes.

Su coprotagonista es Fernando Gálvez, su padre. Llega a la escena con su nueva identidad. Ahora es “toda una mujer”. ¿Cómo tiene que llamarlo ahora su hija? ¿Cómo se define esta relación?

Esta comedia de humor negro, que se presentará todos los viernes y sábados de abril en El Altillo, empezó como una propuesta de juego.

El dramaturgo pone a sus personajes a dialogar sobre el amor, la suerte de la vida que dura poco y de la muerte que quién sabe hasta cuándo se extiende.

Martínez escribió esta pieza breve en un taller, en Argentina, en el congreso con un discípulo de Mauricio Kartun. La técnica de escritura parte de trabajar con tarjetas en las que dejó frases fraccionadas.

Los ejes de acción de la historia que trabaja cambian de cuando en cuando, mientras escribe decide sacar una tarjeta que le da instrucciones sobre cómo continuar la siguiente escena. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: