La poesía de Carmen Váscones genera nexos

- 30 de mayo de 2018 - 00:00
Hace dos décadas la autora se fue a vivir a General Villamil Playas. Desde ese lugar ha trabajado su obra, fuera de la vida pública, a la intemperie.
Foto: William Orellana / EL TELÉGRAFO

La poeta presentará hoy en el auditorio Leonidas Ortega, en la Universidad Católica, una antología de su trabajo que fue traducida por Alexis Levitin.

Hace 50 años el maestro Alexis Levitin decidió terminar su trabajo de posgrado en Brasil. No sabía hablar portugués. En su intento por hacerlo, lo primero que pudo entender fue la poesía. Pasó dos años en ese país, cuando volvió a Estados Unidos no encontró trabajo y dedicó su tiempo a no olvidarse el nuevo idioma. Así empezó a traducir poesía, del portugués al inglés.

Todo lo que tradujo se publicó en revistas y editoriales. En su país había ansiedad por saber de la escritura de América Latina, tal vez por el boom, por Borges o Cortázar. Entonces sintió que se convirtió en traductor.

Como crítico y académico nunca le interesó escribir grandes ensayos literarios sobre el trabajo de otros. Piensa que a veces ese ejercicio de reflexión puede ser aburrido. Piensa que la poesía es capaz de condensarlo todo, que es el ejercicio de decir lo que no alcanza con simples palabras porque va más allá del ritmo, de las imágenes, del silencio.

Hace 10 años, en su oficio de traductor, llegó al país invitado por el escritor y docente Fernando Itúrburu para traducir a una serie de autores que ya estaban seleccionados. En su recorrido conoció a Carmen Váscones y le pidió leer su trabajo literario. Levitin, que quería hacer de América Latina un lugar de residencia y trabajo, encontró en Váscones el lenguaje de sus ideas, a pesar del idioma. 

“Yo soy hombre, ella es mujer. Yo soy gringo, ella es ecuatoriana. Yo soy viejo, ella es casi joven. Es un modo de observar, de pensar, de definir el mundo, pero ambos nacimos, procuramos amor, sabiendo que un día tenemos que morir. Para mí la poesía es universal y ella habla del mismo ser humano que yo soy”, dice Levitin.

Después de 10 años de trabajo presentarán hoy en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil el poemario Ultraje/Outrage. Se trata de una recopilación de textos de la poeta donde hay algunos publicados anteriormente, así como inéditos.

En una entrevista previa al lanzamiento de este libro escrito por Váscones y traducido por Levitin, el profesor prefiere eliminar las largas respuestas sobre la vida personal de la autora y adentrarse en su poesía. Cree que esta lo explica y sostiene todo, que es su capacidad de condensar el caos. “Somos humano, lo más parecido que tenemos tú y yo”, dice Váscones en uno de sus poemas.

En inglés, “lo más parecido que tenemos tú y yo” se traduce como “as close as we can”. Si se lee solo en inglés su significado original puede cambiar e incidir en la proximidad de las personas. Para Levitin de esto se trata la poesía y su posibilidad de traducirla a un nuevo idioma a sabiendas de cómo es el humano que habita la escritura.

“El traductor y la poeta estamos ligados por un amor a la poesía, ese es el campo compartido. Pisamos el mismo terreno con las dificultades del lenguaje”, dice Levitin.

Carmen Váscones (Samborondón, 1958) no pertenece a una generación de poetas. Su trabajo empezó a publicarse a inicios de los 90 y hace más de una década que reside en General Villamil Playas.

Su trabajo como psicóloga clínica está ligado a la infancia, a niños abusados, a experiencias sociales. Desde ese lugar ha construido su propio lenguaje. Cree en la poesía como una manera de emancipar el miedo, “porque -dice- el miedo aplasta, congela, humilla y no permite desarrollar el advenimiento del verbo. Hay que traducir el miedo y atreverse a darle forma, cara y rostro”.

Su forma de hacerlo es interiorizarlo, volverlo íntimo para escribirlo. “A lo mejor la ficción se insertó en mi vida de niña. Para mí la poesía es la poética de un núcleo desnucleado. Se construye un trabajo donde se encuentra la falta, la falla, el caos, la grieta de un lenguaje.  No uso la palabra disparador, el disparador elimina. Mi escritura es un detonante, que provoca otras formas de pensar”, dice la autora.

Para Levitin existen diferencias entre los países que ambos habitan, “pero también hay afinidades, la humanidad es ineludible, está compartida en todos los seres humanos, especialmente en los poetas”. (I)

Datos

El libro reúne el trabajo de Váscones  traducido al idioma inglés por Alexis Levitin. El pasado viernes 24 de mayo se presentó en Playas, residencia de la autora, y hoy a las 19:00, se lo presentará en la Católica. Lo editó Hugh Hazelton, en Canadá.

40 libros ha traducido Alexis Levitin desde hace 50 años, cuando empezó a trabajar en Brasil.

Alexis Levitin

Entre los libros que ha traducido está Soulstorm, de Clarice Lispector; Forbidden Words de Eugenio Andrade; en 2010 editó Brazil: A Traveler’s Literary Companion. Trabaja en Ecuador hace 10 años.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: