El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.1/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Daniel Soto Cordero

Un voto de Fe

17 de junio de 2021 20:12

Junio de 2021, las características de la sociedad ecuatoriana son sustancialmente diferentes a las que eran hace un año, antes de la pandemia del COVID-19. Es una sociedad que lucha por reinventarse y encontrar el camino, en una realidad que plantea nuevas reglas del juego y la esperanza es la que predomina. Pensar fuera de la caja, crear y proponer son las actividades de todos los días, pero cuesta mucho agregar un componente importante: confianza.

Las nuevas generaciones muestran un pensamiento en donde la relación de dependencia es un momento pasajero que servirá para adquirir experiencia en las destrezas de un nicho específico del mercado. También el caos económico, como resultado de la pandemia en el 2020, sumado a los elementos que marcan a la economía ecuatoriana, obligan al ciudadano común a buscar ser el dueño de su futuro y la libertad financiera.

¿Pero cómo hacer que se convierta en realidad?

Existen dos factores imprescindibles con los que se necesita actuar. Cuando Einstein tenía que resolver un problema 10 minutos, se tomaba los primeros 9 para pensar en cómo resolverlo y ejecutaba lo pensado en el minuto restante. Lo que quiero decir es que el primero de los factores es pensar, tomarse el tiempo de planificar, escribir en papel el borrador de un plan, utilizando todas las herramientas útiles aplicables que pueden resolver un problema teórico. Para lograrlo, modelos de negocio como Canvas y Lean son los más usados porque son fáciles de entender, pero lo mejor de todo es que están al alcance de un click en cientos de sitios en internet para que cualquier persona que no tiene un conocimiento técnico sobre negocios, logre maquetar su proyecto.

A esta planificación yo añado un componente legal que puede evitar el fracaso temprano de un emprendimiento, se trata de una especie de Canvas aplicado en materia legal, que permitirá comprender también los derechos y obligaciones que genera un negocio en los ámbitos laboral, tributario, regulatorio, societario y otros, dependiendo del giro de negocio al que se esté apostando. Esta es una herramienta menos común y no es fácil de encontrarla en Ecuador. Además, debe tenerse en cuenta las regulaciones del giro de negocio y ordenanzas municipales de cada cantón, pues nuestra normativa es muy especialista, pero tener al menos nociones generales, servirán dependiendo de cada caso.

Lo segundo es ejecutar. Una vez claro el panorama sobre el emprendimiento, lo siguiente es buscar la forma de llevar a cabo la ejecución sistemática de lo planificado, y aquí todos nos encontramos con lo que es, posiblemente, el muro más alto y duro de escalar en la travesía de emprender: tomar la decisión de asumir el riesgo más importante de tu vida y lanzarse al vacío con la única garantía de tener un plan. En este punto lo más difícil es mantener viva la llama frágil de la confianza y creer en nosotros mismos. Si falta confianza o la estás perdiendo, entonces se puede buscar validación de amigos expertos, o presentar el proyecto a personas que ya han tenido experiencia en ese campo o actividades similares, esos consejos siempre son gratis, y algunos pueden llegar a ser lo más valioso de tu proyecto.

En ocasiones lo único que se necesita para ganar confianza es una palmada en la espalda y una voz afable que diga: dale, tu puedes.

Contenido externo patrocinado