Ochenta años después

- 03 de septiembre de 2019 - 00:00

El 1 de septiembre de 1939, Alemania invadió Polonia, dos días después Francia y el Reino Unido le declararon la guerra a Alemania dando inicio a la Segunda Guerra Mundial. Nacía el conflicto bélico mundial más sangriento y doloroso que ha presenciado la humanidad, trayendo una danza luctuosa, de muerte, dolor. La gran guerra empezó…

Son ochenta años de este acontecimiento pavoroso y fatídico. La guerra fue total. Murieron un aproximado de setenta millones de personas incluyendo a los que perecieron por las bombas atómicas lanzadas en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Los ataques nucleares contra Japón se efectuaron en  agosto de 1945, lo que contribuyó al fin de la Segunda Guerra Mundial. El arma nuclear “Little Boy” fue soltada sobre Hiroshima el lunes 6 de agosto de 1945, seguida por la detonación de la bomba “Fat Man” el jueves 9 de agosto sobre Nagasaki. Estos  los  primeros ataques nucleares de la historia.

¡Qué terrible aniversario! Pensar que ocurrió apenas ochenta años atrás. Y que las consecuencias aún no han sanado. Hablar de esta guerra es referirse a la locura humana. Hitler quería la guerra y los aliados tenían que enfrentarse a Hitler yendo a la guerra.

La confrontación era inevitable. Inevitablemente la muerte, el sufrir… ¡Qué extraños los humanos, nuestras experiencias dolorosas son inevitables! Este es un mal recuerdo. Antes de la guerra: el miedo; en la guerra: el miedo y después de  la guerra la gripe española que trajo más muertes todavía.

¿De dónde viene la guerra? Del lugar que venga es oscuridad. En ese tiempo gobiernos autoritarios y ochenta años después gobiernos autoritarios gobernando el mundo. Una canción tristísima por los muertos. Una oración de esperanzas por el odio y las diferencias insalvables. Olas furiosas de mar y meteoritos que vienen de agujeros negros golpean los actuales distintos escenarios políticos del mundo y nos recuerdan que es posible una nueva gran guerra. SOID tenga piedad de nosotros.

La guerra se inició el 1 de septiembre de 1939 y terminó un dos de Septiembre de 1945. Un día después de empezar, llegó a su fin. Qué ironía la poesía del pasado y el futuro. Las horas entre el antes y el después. La unidad de la paz y la destrucción. La paz es el camino. Amén. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: