El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.9/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Daniela Ángela Leyton Michovich

Elementos del desenganche moral y que hacer frente a ellos - Parte III

16 de abril de 2021 00:00

En el artículo anterior , iniciamos la descripción de un tipo de desenganche moral aliado de la evasión de la responsabilidad, lo identificamos como distorsión de consecuencias. Se trata de una estrategia que funciona mediante la distancia ( tiempo-espacio) que coloca el agresor, frente a las personas vulneradas por su acción-decisión, de tal forma que puede provocar  incluso la muerte sin sentir culpa o responsabilidad alguna.

Si pensamos en la gestión de la pandemia, este mecanismo lo evidenciamos, por ejemplo en las acciones/omisiones del presidente Jair Bolsonaro (Brasil) o de Manuel López Obrador (México) quienes mantienen una actitud negacionista a pesar de la catástrofe sanitaria, con lo que se distancian emocionalmente y mentalmente de las catastróficas consecuencias. Similar distorsión utilizó el presidente de Tanzania John Magufuli quién incluso dijo ser testigo de un experimento con una papaya, una cabra y una codorniz que dieron positivo a Covid-19, argumento caricaturesco con el cuál despreció las medidas y políticas de bioseguridad a la vez que menosprecio la importancia de las vacunas e ignoró la cantidad de muertos por Covid en su país.

Otro ejemplo de la distorsión de las consecuencias, en el caso nacional es el presente impulso a las actividades turísticas para la re activación de la economía, promovida por conglomerados comerciales en un contexto de saturación de centros de salud y un incremento en los  decesos a causa del Covid. Finalmente, encontramos la evidente alteración o silenciamiento de cifras de muertos por Covid-19  como el presenciado en  la administración de Manuel López Obrador (México) cuya gestión se enfoca hacia la concesión de mega proyectos antes que a resguardar la vida de los ciudadanos.

Seguramente usted encontrará muchos más ejemplos que entran en diálogo con estos mecanismos,  pero reconocerlos no es suficiente, es necesario tomar acciones frente a ellos desde su lugar de experiencia y con su núcleo más cercano, sobre todo en este contexto tan delicado, así un aliado  es  la psicopedagogía, que tiene su impacto en los entornos afectivos y relacionales próximos a la persona.

¿Qué retos nos plantea una sociedad con desenganche moral?

La urgencia de incorporación de repertorios comportamentales pro-sociales, es decir, aquellos que se basan en la cooperación y el trabajo conjunto. Estos comportamientos son capaces de motivar en la persona y el grupo la empatía y un desarrollo sano de su afectividad y de sus habilidades relacionales.

Este comportamiento social, no quiere decir que se minimice  la importancia de la agencia del individuo, o se niegue la sana competencia,  más bien, el aprendizaje y la incorporación de conductas pro-sociales contribuyen al desarrollo de la  auto eficacia que promueve en el individuo el logro de  sus metas, pero esta vez,  en marcos éticos y colaborativos, actitudes que tanto hacen falta en la sociedad en estos momentos//.