Tienen que hablarnos del IESS

- 09 de septiembre de 2020 - 00:00

Los ecuatorianos hasta este momento no sabemos que es lo que realmente sucede con los recursos económicos del IESS. Que yo recuerde, desde hace veinte años por lo menos, ningún funcionario de esta Institución, con honestidad, le ha dicho al país, ni a los empresarios, ni a los afiliados ni a los jubilados, cuánto de dinero tiene, para conocer realmente cuáles son sus ingresos anuales y cuáles son sus egresos, cuáles son sus ingresos por concepto de aportaciones y cuáles son los egresos por concepto de las diferentes prestaciones y, cuáles son sus ingresos por las inversiones que realiza y cuáles son sus egresos por gastos de operación. Y, principalmente, cuánto han ido debiendo los distintos gobiernos que han pasado y que siempre echaron mano de los dineros del IESS para atender supuestamente “momentos críticos” o “situaciones coyunturales”.

 Esto se ha dado, porque los gobiernos de turno tienen una injerencia directa en la gobernabilidad de esa Institución, pues un delegado del Presidente de la República dirige su Consejo Directivo y, éste generalmente ha impuesto las directrices del Ejecutivo. Urge la reforma constitucional para que el gobierno del IESS esté en manos de los delegados de los trabajadores activos, de los empresarios y de los afiliados. Y urge que, el país le señale a la OIT que ya no puede seguir aceptando la cláusula que puntualiza una dirección tripartita: presidida por el representante del gobierno de turno. También sería interesante que quienes han ejercido las representaciones de los empresarios y de los afiliados nos contaran por qué, si es que es así, contribuyeron con su participación activa y con sus votos a que éstas se aprueben o por qué no lo hicieron.  Lo grave es que, según los especialistas y conocedores del IESS, éste está quebrado y, en poco tiempo, no se podrán pagar las pensiones jubilares, aumentando la quiebra económica general del país.

 

Tenemos cerca las elecciones presidenciales. Los candidatos deben decirnos a los electores cómo y en qué momento van a arreglar la situación gravísima del IESS y el pago de lo que el Estado debe a la Institución. No deben evadir este compromiso nacional y la exigencia de que se nos haga conocer detalladamente toda la verdad, porque en algún momento tendrán que establecerse responsabilidades. Y es mejor hacerlo, más temprano que tarde, señores candidatos. 

Medios Públicos EP