Disforia y niñez

- 28 de julio de 2018 - 00:00

En la película francesa Mi vida en rosa, se aborda la historia de un pequeño de siete años que quiere ser una niña, repudia sus rasgos masculinos y se siente amorosamente inclinado hacia sus compañeros varones. Su gran ilusión: transformarse en niña.

La “disforia de género” sería el diagnóstico, que describe una discordancia con la corporalidad, el sexo biológico. Se le denomina también como “trastorno de identidad de género”; los manuales de psiquiatría hablan de un “malestar clínicamente significativo”, que afecta las áreas de desempeño social.

La transexualidad es una expresión de la disforia y no es el síntoma de un trastorno orgánico ni psicológico: quien la vive experimenta la convicción de pertenecer al sexo deseado, de haber nacido con un cuerpo equivocado, como el niño de nuestra película.

Ciertos pacientes reciben tratamientos hormonales antes de la pubertad, para que se acorte el tránsito hacia ese género deseado. Las preguntas inevitables: ¿no es demasiado pronto? ¿cuán irreversible es el tratamiento? ¿cómo saber si se está haciendo lo correcto? ¿es ilimitado el poder de la ciencia médica?

Del otro lado de las dudas, razonables dada la profundidad del asunto, están los dogmas: el que nace varón es varón y punto; la identidad de género es una novelería, afirmaciones que niegan la historia misma de la humanidad: en diversos lugares del mundo ha existido el fenómeno del travestismo, la disforia de género, los transexuales.

El trabajo conjunto de la psiquiatría infantil, la pediatría, la endocrinología, la psicología ha creado un protocolo que mide la persistencia en el tiempo, la intensidad del padecimiento, las manifestaciones sentidas por el niño o la niña.

La literatura médica señala que antes de la pubertad es muy complejo el ingreso en terapias hormonales, pero aclara su compromiso: propender a garantizar el mejor tratamiento posible para los menores transexuales que lo soliciten.

La medicina, al servicio del sufrimiento humano. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Lo último de: Cecilia Velasco