Fausto Segovia Baus

El “demos” del coronavirus

17 de junio de 2020 00:00

Mucho se ha escrito sobre la importancia del virus y su incidencia en la salud y la economía de la población mundial. El coronavirus irrumpió en el escenario de millones de personas, y todos los Estados obligaron cuarentenas que, poco a poco, se flexibilizaron a medida que disminuyeron la contaminación y los fallecimientos. ¿Qué se ha dicho sobre la influencia política o el “demos” del coronavirus?

Para nadie es desconocida la puja entre dos grandes potencias –Estados Unidos y China-, que disputan sus hegemonías, no solo en el origen de la pandemia, su dispersión y ahora en la búsqueda de la vacuna que aliviaría los impactos de sus economías. La nueva guerra se ejerce ahora en los laboratorios e informes científicos.

La otra “guerra” no declarada aún es el escenario político. La primera señal la dio Estados Unidos cuando retiró el aporte de $ 500 millones que otorgaba a la Organización Mundial de la Salud (OMS), por la supuesta inclinación del presidente de esta organización a China. Este escenario global se inscribe en la denominada “red global de comercio” que, según estudios recientes, en los últimos tres meses ha disminuido el 50% de las actividades económicas del mundo, por incidencia del coronavirus.

Lo económico -unido inseparablemente a lo político- ha constituido un duro golpe comparable al producido en la Segunda Guerra Mundial, por una razón: la suspensión de la cadena de valor, que en buen talante podría significar un “lento proceso de des globalización”, según el experto David Tuesta.

El golpe del coronavirus a la democracia ha comenzado. Con los sistemas de salud colapsados, la democracia –el “demos”, es decir, el pueblo- recién reacciona frente a la cuarentena en la mayoría de Estados, que reclaman a gritos reformas estructurales (reducción de la pobreza) frente al círculo vicioso de la crisis: deuda, restructuración y más deuda.

Si la teoría dice que “la democracia es un sistema de gobierno, que permite que la ciudadanía exprese su opinión y sea escuchada”, habría que pensar seriamente si quienes nos representan actúan en favor del pueblo. Solo así "demos", que significa pueblo, y "kratos", gobierno, se concretaría en la práctica. ¡Porque a este paso, si no se toman medidas en esa dirección, nos vamos a empobrecer todos! (O)