El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.22/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

Construcción participativa es…

18 de septiembre de 2021 00:35

Escuchar a los otros. Si bien los colectivos y activistas LGBTI estamos (mal) acostumbrados a escuchar muchas ofertas o discursos de inclusión y no discriminación; a la vuelta de la esquina se hace todo lo contrario o no se hace ni avanza nada. Pero como mencionó el activista Omar Játiva, del primer Encuentro con Diversidades y el Gobierno Nacional, es verdad: hoy contamos con el hecho histórico de que hay una entidad estatal creada para crear políticas y atender las problemáticas LGBTI.

La socialización de leyes, proyectos, obras o -como en este caso-, la construcción de políticas públicas, al presentarse como actos participativos, en un marco democrático y de respeto a las instituciones, debería priorizar el escuchar las voces ciudadanas o sistematizar un mecanismo horizontal y público de los aportes de todas y todos.

El tránsito por la Función Pública, es una experiencia compleja para quienes pasan o pasamos por ahí de forma temporal, sea gobierno central o seccional. Muchas veces extenuante. Las expectativas que se generan son altas para la sociedad, sobre todo si la espera es de décadas (no meses) por derechos o ejecutorias de cambios estructurales.

La discriminación, estigmas, la violencia verbal, física o psicológica, prejuicios y hasta la muerte basadas en orientación sexual e identidad de género, son la cotidianidad de personas LGBTI. Si el problema es estructural e institucional, es algo a resolver de inmediato, porque hablamos de grupos históricamente vulnerados.

El primer Encuentro mantenido este miércoles 15 de septiembre, para ser histórico, como reiteró la Secretaría de Derechos Humanos, pudo plantear escenarios concretos; al menos un mecanismo de participación amplio. Se presentó una hoja de ruta que parece inamovible. Queda claro que el Ejecutivo no será co-legislador en temas LGBTI.

Presentar a la Asamblea una Ley contra la Discriminación o una Ley Trans, sobre la base del artículo 11.2 de la Constitución, tendrá que esperar. La esperanza es que las políticas para cambiar la homo-transfobia institucionalizada, se den en enfoques educativo y sanitario. Veamos.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado