Ecuador, 16 de Agosto de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Simón Zavala Guzmán

Adiós, fondos previsionales

15 de julio de 2020 - 00:00

Desde hace algún tiempo, circula en el mundo una corriente que cada día gana más adeptos: liquidar los fondos previsionales existentes en Cajas de Ahorro previsionales o en Instituciones tipo IESS, públicas o privadas, para que estas desaparezcan, a fin de que esos ahorros entregados  por los trabajadores o servidores públicos y privados a dichas organizaciones con la contribución de los patronos, ingresen como dinero líquido en los aparatos productivos de los países, en los que, el gran, mediano y pequeño capital, se beneficiaría a través de inducir a un consumismo mucho más agresivo.

En nuestro país, -esto sólo para ejemplificar- sobre la remuneración del trabajador privado éste paga el 9.45% y el patrono paga el 11.15%, dando una suma de 18.60%. En el sector público el empleado paga 11.45 y el Estado aporta 9.15 dando una suma de 20.60%. Según últimos datos, para el 2020 el Estado tiene presupuestado algo así como DIEZ MIL MILLONES DE DOLARES para el pago de sueldos de quinientos mil empleados públicos.

En el sector privado existen tres millones de trabajadores, sin contar con el seguro social campesino y los afiliados voluntarios, lo que significa para el 2020, un pago de salarios de VEINTICUATRO MIL MILLONES DE DOLARES, considerando un salario básico de 400 dólares mensuales por trabajador privado. Sumados los porcentajes tenemos un 39.20%.

Si adicionamos las cantidades que deben pagarse por estos conceptos en lo público y privado tenemos una cantidad de TREINTA Y CUATRO MIL MILLONES DE DOLARES al año. Si quitamos de esta cantidad el 39.20% al año, porque ya no se pagarían esos aportes con la desaparición del IEES estaríamos hablando de aproximadamente TRECE MIL MILLONES DE DOLARES al año, sólo en este rubro, que ingresarían al aparato productivo del país. Esto es, lo que se pretende conseguir, con la desaparición de los recursos previsionales si esa corriente se impone.

El empresario ya no pagaría su contribución con lo cual disminuiría sus costos de operación y se beneficiaría; los trabajadores públicos y privados ya no pagarían su aporte personal, con lo cual les quedaría un poco de dinero para consumirlo aumentando su capacidad de compra, y el Estado tampoco pagaría el aporte que le corresponde, con lo cual, también reduce su planilla de sueldos beneficiándose de esta manera. Esto, no debemos permitirlo bajo ningún punto de vista. A redoblar la lucha por la defensa del IESS. (O)

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media