Metamorfosis, el sonido de la ciudad que siempre muta

- 13 de septiembre de 2019 - 00:00
Miguel Jiménez / ET

El Muro de la Muerte que suele formarse en los shows de La Villaflora influirá en los nuevos temas de la banda, que ha cumplido 30 años y agotó la edición limitada del álbum Crudo.

Metamorfosis, una de las bandas que más ocasiones se ha presentado en la Concha Acústica de La Villaflora, cumplió tres décadas el pasado 6 de septiembre.

Su guitarrista, Juan Tapia, ha perdido la cuenta de las veces que han pisado ese escenario desde que, en 1989, formó el grupo junto a Santiago Ruiz, en el Colegio San Fernando.

Es un lugar mágico, dice el compositor que, en principio, le puso el nombre Adipsia al que sería uno de los grupos con mayor tradición en el metal local.

Empezaron con versiones más bien clásicas, de Eric Clapton y Pappo’s Blues, Doors y Queen, hasta que Fabián Arteaga se reafirmó en el micrófono y se pasaron a  Sabbath y Led Zeppelin.

Lo que vino después fue una mutación de La Concha, que se convertía en el sitio más roquero de cada fin de año y el surgimiento de su sonido, el de la ciudad.

Para fines de los noventa, los temas que conformarían el disco Anónimo (2001) ya eran conocidos entre restricciones y hasta persecuciones de las que eran objetos sus autores, recuerda Tapia. “En el Coliseo General Rumiñahui, para presentar el tema “14 murieron”, hablé sobre las muertes sucedidas durante la Toma de la residencia del embajador de Japón en Lima (1997) y eso bastó para que hubiera un relajo durante el coro”.

Esa canción, un tributo a los militantes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), ya mostraba la vena social que latía en Metamorfosis.

Aunque Esperanza de Golpe (2003) puede ser visto como su álbum más aguerrido, antes habían invitado a Jaime “Chamo” Guevara para hacer una versión acústica de la canción “Hasta Siempre, Comandante”, como intro de “Al Che”.

“Hay que hacerle honor al nombre de la banda”, dice Juan, “mutar en cada disco”.

La edición de Crudo (2018) fue limitada a un centenar de copias y los dos anteriores también escasean.

La crudeza del sonido más reciente de Metamorfosis está reflejada en esta obra, explica la representante del grupo, Paola Pavón. Y todas las copias se vendieron el último día de 2018, cuando volvieron a tocar en la Concha de La Villaflora.

Más de 35 músicos han pasado por la banda, que ahora completan el guitarrista Juan Francisco Jácome; el bajista David Remache; el baterista Paúl Sánchez y el cantante Álex Alvarado (voz del Anónimo).

Ya están componiendo nuevos temas. (I)  

Primer álbum

Anónimo (2001)
Lo trabajaron en Graba Estudio con Nacho Freire como ingeniero de sonido. Contiene temas como “Sin Sentencia” o una versión oculta, al final, con guitarras acústicas e instrumentos andinos.

Segundo álbum

Esperanza de Golpe (2003)
Volvieron a Graba Estudio para trabajar con Juan Pablo Rivas en la mezcla y masterización. Abren con “Sagrada Misión” y otros que integraron a su set list en vivo como “Agitando”, “Sangre”, “Latido” o “Raza Indomable”.

Tercer álbum

Crudo (2018)
Mauro Pillaga grabó, en Pav Producciones, el disco que incluye “Hombre de honor”, compuesto por José Tapia, hijo del guitarrista.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: