Judas Priest debutó en Ecuador y editó el mejor disco heavy del año

- 28 de diciembre de 2018 - 00:00
Judas Priest (Inglaterra) publicó el que esta sección ha considerado el mejor disco del año en heavy metal. Firepower fue presentado el domingo 28 de octubre en el Coliseo General Rumiñahui.
Marco Salgado / EL TELÉGRAFO

Los álbumes destacados durante 2018 en los géneros black, death y thrash metal aparecen en esta selección que también recoge al doom, sludge, stoner y hard rock. La lista completa se publicará en Cartón Piedra.

En mitad de año, a la redacción de este diario llegaba un correo electrónico con la reseña del Disco del mes, una selección a cargo del historiador Leonardo “La Cabra” Zaldumbide que destacó a los suecos Marduk entre los mejores álbumes de temporada.

Mientras se publicaba, no imaginamos siquiera que dos meses después, el regreso al país de estos blackmetaleros se truncaría por la suspensión de su concierto en la capital luego de que grupos religiosos consideraran que la banda ofendía sus creencias.

Pese a su calidad compositiva, los músicos de Marduk no pudieron presentar el álbum Viktoria (Century Media) aquí y en un puñado de ciudades de la región en septiembre, pero para entonces se había anunciado la llegada de otra banda que no ha abandonado los estudios.

Mejores discos del heavy
Con casi medio siglo de carrera, los británicos Judas Priest pusieron a Ecuador en el mapa de su gira por primera vez, con Firepower (Sony Music) bajo el brazo.

Su debut, en octubre, incluyó temas tan recordados como “Desert Plains” (Point of Entry, 1981), pero no alcanzó para llenar medio aforo del Coliseo Rumiñahui (fueron unas cinco mil personas).

Y del que “La Cabra” ha considerado el mejor disco de heavy metal del año luego de un examen exhaustivo, interpretaron la potente “Lightning Strike”. Junto a las recomendaciones heavies, están los también ingleses Blitzkrieg -que visitaron Quito en 2015- y cuya carta de presentación más reciente es el brillante y clasiquero Jude Not! (Mighty Music).

Mejores discos extremos
Las novedades discográficas no parecen ser la tónica de los conciertos que se ofertan en el país, pero el metal pesado ha hecho muestra de una fertilidad insospechada en 2018, al menos para quienes intentaban presagiar el final del disco físico, en CD o aquel formato redivivo, el vinilo o los casetes que cada vez están menos reservados para los coleccionistas.

Es así que el género preferido del antologador de Cartón Rock -quien cataloga en promedio tres decenas de placas por mes- tuvo entre sus mejores puntuados a los suizo-americanos Zeal & Ardor, con Stranger Fruit (MVKA Music); a los japoneses Sigh, con Heir to despair (Spinefarm Records) y a los ucranianos 1914, con The blind leading the blind (Redefining Darkness Records).

Entre los elegidos hay una muestra musical que va del híbrido góspel-blues-black metal al avant gard y blackened death. Retoman la temática belicista y la brutalidad del racismo para reivindicar la obra de la cantante jazz Billie Holiday (1915-1959) en el caso de Zeal & Ardor.

Mejores discos death
Al abordar el año musical del que Zaldumbide ha llamado “el género mortuorio por antonomasia”, los parámetros tomados en cuenta (calidad compositiva, progresión en cuanto al resto de su discografía, líricas y arte de tapas) explotaron con los alemanes Public Grave y su Cadaverous Resurrection. Sorprendente debut discográfico del que resalta el tema homónimo y sus “brutales riffs, growls y acompañamientos rítmicos”, en palabras de “La Cabra”.

Entre las menciones hay lugar para el death metal técnico de los australianos Psycroptic, con su As the kingdom drowns (Prosthetic Records), que recogen el legado de Carcass o Arsis.

Pero también está la “antimelancolía” británica comandada por los músicos Matt Mors y Kev Pearson en la placa Esoteric Malacology (Willowtip Inc.), de Slugdge, que en marzo pasado estremeció con “Crop Killer” o “Putrid Fairytale”.

En el primer trimestre de 2018 los escandinavos The Crown fueron seleccionados por el corrosivo Cobra Speed Venom (Metal Blade), cuyo arte del disco es obra de Christian Sloan Hall (que ha trabajado con Amon Amarth) y pone en un mar violento los rostros de miles de almas frente al escucha.

Thrash, doom y hard rock
Una distopía digital ambientada con prog-thrash es lo que trae The Wake (Avalon Label) de los canadienses Voivood, que han recuperado bríos luego de la muerte de su fundador, el guitarrista Denis “Piggy” D’Amour en 2005.

Las brasileñas Sinaya (Mylena Monaco, Renata Petrelli y Camila Toledo) se han consolidado con Maze of Madness (Brutal Records) entre los referentes del género, junto a exponentes como los irlandeses Gama Bomb, cuyo Speed between the lines (AFM Records GmbH) pone a Philly Byrne entre los profetas nada oficiales del thrash divertido.

El género, uno de los más prolíficos de todos, tiene a los alemanes Hate Squad o los españoles Angelus Apatrida entre las novedades del año que termina, además de una lista que la revista Cartón Piedra publicará la primera semana de 2019.

De la cosecha doom, Zaldumbide recomienda la escucha del disco homónimo de los estadounidenses Pale Divine, mientras que en el sludge/stoner están sus vecinos, Sleep con The sciences.

Quienes gusten de sonidos folk y profundamente sinfónicos tienen al irlandés Nine Years of Blood de Cruachan entre sus obras recientes. Y el hard rock se ha destilado de Black Stone Cherry en el cadencioso Family Tree.

En cuanto a metal ecuatoriano, esta sección consultó a Ramiro Jaramillo Villafuerte (conductor Zona Metálica), quien ha elegido a los cuencanos Morbid Sin (Where’s Your Fucking God?) de una lista que ampliaremos. (I)

Metal nacional

 Próximo lanzamiento
Igor Icaza All Band publicará el disco Vol. IV el domingo 30 de diciembre. La cuarta placa de la banda solista de este multiinstrumentista latacungueño se  presentará de forma digital y lleva un título que recuerda a los ingleses Black Sabbath.

20 álbumes de bandas nacionales de metal se han publicado en promedio en los últimos 12 meses.

Lo reciente y lo futuro
Carne de Cañón, Al Azif, Demonicer, Soul Steel, Ministry of Evil y Morbid Sin están en la selección nacional, además del trabajo de los quiteños Conjure. En thrash, Extreme Attack prepara disco para 2019.

Discos del año 

Heavy metal

Judas Priest - Firepower

Hard rock

Clutch - Book of Bad Decisions

Black metal

Zeal & Ardor - Stranger Fruit

Doom

Pale Divine - Pale Divine

Death metal

Public Grave - Cadaverous Resurrection

Folk/Symphonic

Cruachan - Nine Years of Blood

Thrash metal

Voivood - The Wake

Metal nacional

 Morbid Sin - Where’s Your Fucking God? [Thrash metal]

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: