La historia vuelve a repetirse

05 de mayo de 2011 - 00:00

Seguramente estén en apuros. No es para menos cuando una propiedad pasa a manos de otra persona.

Me refiero a un par de haciendas, “Álamos” y “Trovador”, que pertenecían al Sr. Lorenzo Tous, quien pagaba a sus jornaleros diarios de miseria y por esta razón  mis campesinos se levantaron en una huelga que duró un  año calendario.

Bien, corría el año de 1956 cuando nos informaron que habíamos sido designados para atender este conflicto laboral.

Según Ramos, secretario general de la Federación Provincial de Trabajadores del Guayas, quien nos encomendó esta tarea,  por vez primera se requería con urgencia  la ayuda  en tan apartado rincón del Guayas.

Eran los primeros días de enero de 1956 y con una llovizna tenue nos embarcamos en una lancha y partimos hacia  el destino encomendado.

Llegamos entre el mediodía y muchos compañeros aún con el problema laboral festejaban el fin de año. Entonces pedimos a los compañeros una reunión en la que nos pusimos al tanto del conflicto. Mi compañero y yo acordamos separarnos. Él en “Álamos” y yo en “Trovador”.

Así conocimos a muchísima gente risueña, jovial y muy humana, que siempre  preguntaba sobre el conflicto. La verdad es que me volví un correo ambulante y pronto me dediqué a ser profesor de párvulos con el fin de  tener para mis gastos.

Allí conocí al Sr. Ricardo Planas (Pechón), uno de los 4 mosqueteros sudamericanos de natación, quien tenía el puesto de administrador de las dos haciendas. Todo un caballero este Sr., quien a la larga se convirtió en mi facilitador del conflicto; desde luego con la venia del Sr. Lorenzo Tous.

Sé que el actual dueño de las haciendas, en el año 2004 había hecho incursionar a unos hombres disfrazados de policías con perros amaestrados que atacaron a mis campesinos, esta noticia la leí en un diario de Guayaquil.

¿Ahora qué estará pasando en estas haciendas que llegaron pidiendo ayuda? Entonces me puse a pensar en los “izquierdosos”, que dicen  ser marxistas leninistas gutierristas. Que deleguen a sus dirigentes allá en “Álamos” y “Trovador”, allá donde las papas queman. ¿Cómo la ves, mi revolucionario?

Ayúdenlos, necesitan colaboración jurídica.

Gracias Sr. Director del diario El Telégrafo, por darme este espacio en su medio.

PD: Mi compañero en este conflicto ahora es abogado y es miembro del CC del PCE.

Atentamente,

Víctor Elías Mora Peña
C.C. 0901628982