Cuenca se reactiva pese a pérdidas de $ 580 millones en siete meses de pandemia

La ciudad tiene el déficit de 50 mil viviendas y se necesita un presupuesto de $ 3 mil millones para cubrir los requerimientos servicios públicos.
02 de octubre de 2020 17:49

Cuenca fue la primera ciudad del Ecuador en comenzar el proceso de reactivación económica, lo hizo a finales de mayo en plena emergencia sanitaria.

Las empresas, según Andrés Robalino, director ejecutivo de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo, adaptaron rigurosos protocolos de bioseguridad para evitar contagios entre los trabajadores y los usuarios. Además el gremio aplicó más de 8 mil pruebas para la detección oportuna del virus.

A la fecha casi el 75 por ciento se encuentra operativo, pero el impacto económico bordea los $ 580 millones de pérdidas en ventas en los últimos siete meses.

Septiembre fue un buen mes para esta ciudad que concentra gran parte de la industria nacional y esto, para el vicealcalde Pablo Burbano, se debe a la sinergia entre los sectores productivos y el municipio.

Como un compromiso con las cámaras, la administración determinó la flexibilización en el pago de patentes que beneficiará al menos al menos al 95 por ciento de los contribuyentes.

Robalino cree que es comprensible que a nivel de tributación no se pueda hacer mucho más, dada la complicada situación económica del gobierno central, por ello, el pedido del gremio para avanzar con la reactivación es puntual: que se reduzca la tramitología.

“Para que los trámites sean más sencillos, más rápidos, que no estén centralizados en Quito. Que la burocracia no sea un impedimento para lograr, por ejemplo, un permiso de construcción; para que las empresas se sientan más libres de trabajar, no solo las grandes y medianas sino también el emprendedor”, explicó el representante de las cámaras.

Dentro de la agenda programática propuesta para enfrentar la crisis, las acciones sociales son prioritarias.

La ciudad, puntualizó el vicealcalde, tiene un déficit de al menos 50 mil viviendas y se necesita un presupuesto de $ 3 mil millones para cubrir los requerimientos servicios públicos. “No podemos ser irresponsables para que Cuenca de cara al futuro sea sostenible”, enfatizó Burbano.

Finalmente, la articulación público - privada también logró un acuerdo en temas de movilidad. A diferencia de lo que sucede en Quito, en Cuenca no hay restricciones para la circulación, ya que consideraron que esto permitirá la dinamización de la economía y evitar más pérdidas de empleo. (I)

Contenido externo patrocinado