El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.4/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Guaranda, una ciudad como pocas

24 de agosto de 2014 00:00

Con mi esposa guarandeña, mis suegros y cuñados, decidí explorar el Carnaval de Guaranda, este maravilloso festival del que mucha gente me había hablado, y que sin embargo, no todo el mundo conoce.

Salimos de Quito en la madrugada del jueves porque en esas fechas siempre hay mucho tráfico. Me subí al auto. Emocionado, me ubiqué en el asiento de copiloto para apreciar mejor el viaje y disfrutar del paisaje, especialmente del Chimborazo.

Nos tomó casi una hora y media llegar a nuestra primera parada, donde probamos una deliciosa carne de cerdo adobada con el condimento tradicional de hierbas especiales y servida con queso local y motes, la famosa chugchucara de Rosita en Latacunga, acompañada de una Pilsener (cerveza nacional). Continuamos el viaje a través de Ambato, y luego por el Arenal, un páramo único por sus hermosos paisajes. En nuestro camino estaba muy emocionado por ver el Chimborazo, un nevado espectacular que quita el aliento.

Técnicamente, si el Chimborazo se midiera desde el nivel del mar, sería más alto que el Monte Everest. No pude más que pedir a mi suegro que se detenga para tomar una fotografía. Finalmente llegamos a Guaranda, donde ya se vivía el ambiente de fiesta, alegría, amistad... El carnaval es la mayor fiesta para los guarandeños, es un festival que se celebra todos los años, la semana anterior al miércoles de ceniza.

Enseguida nos reunimos con familiares y amigos para disfrutar de las tradicionales comparsas en las que participan los guarandeños con mucha alegría, bailando y cantando “a la voz del carnaval, todo el mundo se levanta”, y cómo no levantarse con el juego de agua, polvo y una copa del famoso pájaro azul para mantener el calor corporal. En el carnaval no existe la palabra moderación, todos disfrutamos, bailando, comiendo y tomando hasta que el cuerpo aguante.

Hay muchas otras cosas que ver y hacer cerca de Guaranda, como visitar el Santuario del Huayco, la parroquia Salinas, el tradicional café-galería Los siete santos, cascadas y más, pero estas aventuras quedan para una próxima oportunidad. ¡Hasta tanto quedan invitados al próximo carnaval!

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado