Tv o no tv

La furia de Peky Andino

- 13 de agosto de 2014 - 00:00

Tv o no tv

En entrevistas recientes el dramaturgo Peky Andino, quien interpretara al escritor en la película ecuatoriana Prometeo deportado y director de la serie Secretos, de Ecuavisa, demostró que no solo es uno de los principales y más respetados creativos de la televisión ecuatoriana, sino un perenne personaje del teatro experimental ecuatoriano con fuertes vinculaciones con la escena cultural nacional. Andino es un hombre de conocimientos artísticos y sociológicos fuertes y arraigados, muy crítico de la realidad política, social y cultural del Ecuador, por ello su obra más recordada en teatro es la sesuda Kito Kon K, además admira el sincretismo cultural de las fiestas de pueblo ecuatorianas actuales. Ha reconocido que en su dramaturgia hay una violencia, una poesía de contrabando y con el grupo teatral Zero no Zero ha logrado que el público nacional repiense su realidad en más de una forma. Es cierto que sus productos para televisión no duran mucho al aire, pero son siempre bien recibidos por el público, la crítica y aún más por los directivos de los canales, ya que los textos para cada episodio de sus series son un deleite narrativo. Muchas veces se ha oído su nombre por Teleamazonas y Ecuavisa, en tiempos recientes en Zona Obskura y en la producción ejecutiva de Así Somos.

Como el mismo Andino, de raíces quiteñas, le dijo a la publicación digital Entremaresmagazine.com, mientras estaba por Nueva York, llegó al arte por descarte. Quería ser científico, mafioso, piloto de globos aerostáticos. No llegó a serlo. Para suerte de quienes gustan del teatro y la televisión nacional, ya que otro sería el rollo sin su presencia en las artes escénicas y audiovisuales. Peky Andino ha incursionado en la música con su banda de rock Sal y Mileto -proyecto del que prefiere hablar cada vez menos porque ya marcó época y debido a su cercanía con la vida y muerte del guitarrista y cantante emblemático Paúl Segovia-, y como profesor de dramaturgia y video en la Universidad Salesiana y en la Católica de Quito. Es uno de los dramaturgos hispanoamericanos más importantes de estos tiempos y sus obras teatrales han sido puestas en Latinoamérica, Europa y Estados Unidos, por mencionar algunos lares.

Actúa y dirige teatro, y es al mismo tiempo guionista, actor de cine y televisión. Fue guionista de varios programas para la televisión, ¡Dejémonos de vainas! (1993 - 1999), Pasado y confeso, Esta gente es una vaina. Ha sido además asistente de dirección en los largometrajes La Bella y Cumandá, personaje episódico en Ratas, ratones y rateros, protagonista en el corto Descensor, co-protagonista en La ceguera de los ángeles, Vidas robadas, y en la película de Adolfo Macías ¡Maldita sea!.

En un texto del poeta y narrador ambateño Sharvelt Kattán Hervas el mismo Andino revela que la escritura es algo perverso de lo que debe deshacerse lo más pronto posible y dedicarse a sus dos grandes pasiones: el fútbol y el cine barato. En ese mismo texto publicado en elimperdible.ec, Andino sentencia “No soy un artista. Ante todo me identifico con lo obrero, eso es lo que soy”. Ha ganado el Premio Nacional de las Artes, el Premio Nacional de Dramaturgia, dos veces el Joaquín Gallegos Lara al mejor libro de teatro, y en Nueva York, junto con Zero no Zero, el Premio Otto Castillo, pero está consciente de la banalidad de la televisión, esa fábrica de sueños, y la falta de criticidad en el país.

Andino es un hito en la televisión, medio en el que además de dirigir la serie Historias Personales, fue creador, guionista y director de la primera serie de terror ecuatoriana, Historias de la Zona Obscura, y director-productor-creador de la primera serie de dramatizados filmados en formato cine para la pantalla chica.

Ese último producto fue Secretos. No se aleja del teatro y hace poco publicó Moscas de Plata, un cuarteto poético que reúne dramaturgia, cine, rock y el amor, y muerte.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: