Varios analistas consideran que la medida se debe a la amenaza de nuevos competidores

Samsung y Apple se dan tregua, pero solo fuera de EE.UU.

- 11 de agosto de 2014 - 00:00

Varios analistas consideran que la medida se debe a la amenaza de nuevos competidores

Samsung Electronics y Apple finalizaron la semana anterior su prolongada guerra de patentes en la mayoría de los países, excepto en Estados Unidos, precisamente donde las disputas legales entre ambos gigantes alcanzan más dimensión.

En un comunicado conjunto, las 2 multinacionales anunciaron que “han acordado abandonar todos los pleitos fuera de Estados Unidos”.

Aclararon, sin embargo, que el acuerdo “no implica ningún pacto de licencias y ambas empresas seguirán adelante en los litigios en curso” en los tribunales del país norteamericano.

Corea del Sur, Japón, Alemania, Italia, Holanda, Gran Bretaña, Francia y Australia son el resto de países en los que Apple y Samsung se han visto las caras en los tribunales.

Aunque las batallas más importantes continuarán en Estados Unidos, los expertos consideran el acuerdo como un reflejo de la voluntad de las 2 compañías a la hora de poner fin a su prolongada guerra de patentes por el incremento de la competitividad en el lucrativo mercado de los dispositivos inteligentes.

En pleno auge de las compañías chinas, como Xiaomi, que están robando cuota a Samsung y Apple, que aún son los 2 líderes del mercado, han sugerido recientemente su intención de dejar de encontrarse en los juzgados tras más de 3 años de demandas cruzadas, sentencias y apelaciones.

Ambos retiraron en junio sus apelaciones en uno de los casos a la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos y en julio Apple dio marcha atrás a una de las disputas en California, lo que según analistas refleja el agotamiento de las dos partes en una contienda que se antoja interminable.

Samsung y Apple han apelado sin excepción a todos los veredictos en contra, por lo que el proceso ha llegado a un punto en el que las 2 firmas buscan demostrar los daños que los supuestos plagios de la competencia han causado sobre sus ventas y planes de expansión.

Todo comenzó en abril de 2011, un año marcado por el ‘boom’ de los teléfonos inteligentes en el mundo con Apple y Samsung en plena lucha por el dominio del mercado.

Fue entonces cuando la firma estadounidense demandó a la surcoreana en un tribunal de California por copiar en sus smartphones y tabletas el diseño del iPhone y el iPad, a lo que Samsung respondió con otra demanda a Apple por violación de patentes de la tecnología 3G.

En los 2 años siguientes se sucedieron las demandas cruzadas entre los 2 titanes de la electrónica en  el mundo, con victorias para Apple en la mayoría de los casos.

Fue especialmente doloroso para  Samsung la derrota el pasado diciembre en su propio feudo, Corea del Sur, donde un tribunal de Seúl dictaminó que Apple no había violado 3 patentes de sus dispositivos inteligentes, entre estos uno que se  relacionaba con la mensajería de texto.

En todo caso, en Estados Unidos la guerra de patentes no parece vislumbrar su fin, especialmente después de que en mayo la corte federal de San José (California) condenara a Samsung a indemnizar a Apple con $ 119,6 millones por copiar en sus smartphones 2 características del iPhone.

Hasta el momento la compañía surcoreana adeuda más de $ 1.000 millones a la firma de la manzana como suma de todas sus derrotas en los tribunales de Estados Unidos, aunque ha dejado claro que apelará las sentencias hasta agotar los procesos.

Por su parte, las acciones de Samsung Electronics en la Bolsa de Seúl cotizaban el 1,22% a la baja al cierre de la sesión del miércoles, horas después de conocerse el acuerdo con Apple.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: