Robot Planet Ecuador alienta la creación en los futuros científicos

- 08 de enero de 2020 - 00:00
→Los niños que asisten a este taller en el sur de Quito comparten en armonía el proceso de descubrimiento de las nuevas tecnologías.
Foto: Álvaro Pérez / ET

El taller, ubicado en el sur de la capital, acoge a menores de entre 5 y 17 años que aprenden cómo armar robots legos mientras se divierten y desarrollan sus capacidadades. Ello se refleja en su nivel de aprendizaje escolar.

Cuando Rosa Guaraca conoció de la existencia del taller Robot Planet Ecuador no lo pensó dos veces para llevar a sus niños Claudia y Santiago Pastrana. Este último presentaba déficits en su concentración, lo cual podría causar problemas en su aprendizaje y su pase de nivel.

“Ahorita tiene mejor concentración, se dedica y le gusta; él anhela que lleguen los viernes, que es cuando recibe clases de robótica en su escuela”, anotó.

Claudia recuerda que el profesor pasó haciendo una convocatoria por las aulas y les dijo que podrían aprender a armarlos. “Me anoté y me ha gustado mucho”, dice.

En la última clase, los padres de Arely López y el abuelo Luciano Patricio  acompañaron a la niña a este taller, ubicado en el sector de La Gatazo.

“Hemos visto un cambio; primero los niños salen del celular, que a veces eso nos mantiene atrapados: Luego se entretienen y eso les aporta en la creatividad y la motricidad”, dice Juan Carlos López, el padre de Arely.

La opinión la comparte  la madre de su niña, Vanessa Andrade. “Estoy muy contenta con lo que está aprediendo”, dice mientras el abuelo asiente con la cabeza y añade: “me gustan los cursos de innovación, en donde los niños puedan descubir la tecnología más allá de la clase”.

En los talleres trabajan en equipos. Entre sus integrantes acuerdan qué figura van a armar y todos comienzan a recopilar cada una de las piezas que llevará su robot lego guiados por un manual.

El profesor y gerente de Robot Planet Ecuador, José Luis Ramírez, señala que entre las niñas hay una gran aceptación de esta rama del saber.

Una de ellas es Doménica Jaramillo, de 10 años. “Yo empecé en curso vacacional y ahorita me quiero cambiar para el permanente”, dice.

Poleth Arias describe que “fue emocionante porque al principio no sabía qué iba a pasar y después yo dije, me interesa esto y yo lo quiero hacer”.

A su lado arma una guitarra Alena Ortiz, también estudiante de la Unidad Educativa Bilingüe Salamón. Tiene 8 años de edad y asegura que está aquí “desde el comienzo”. Como a todos, le encanta “armar legos con el manual”.

Una oportunidad para todos
El Robot Planet Ecuador es un emprendimento lúdico- educativo que inició hace cuatro años y que, según su profesor, lo convierten en pionero en el sur de Quito.

Para armar el taller en un local pequeño, de dos plantas, el profesor Ramírez, de 32 años, recibió ayuda de alguien que le brindó los recursos. Incluso hizo traer un robot bailarín desde China para motivar a sus alumnos.

“Hubo que investigar primero en la web y tomar experiencia durante años. Ahora el fruto de todo mi esfuerzo se ve reflejado en la felicidad de cada niño que ha sido mi alumno”, apunta al explicar sus inicios en este giro.

Su premisa ha sido crear una oportunidad para que a través de la robótica educativa pueda incentivarse en los niños/as y adolescentes el aprendizaje de  matemáticas, ciencias naturales, mecánica y electrónica, de forma divertida y conjunta.

Aprendizaje integral
En este proceso los participantes también muestran habilidades en su creatividad, destreza y conocimiento al idear y armar sus robots.

Para demostrar su avance deben superar 10 niveles, que van venciendo  a través de las pruebas que se les realiza.

La impartición de cada nivel tiene un programa que inicia con el de Mecánica. Para ello cuentan con manuales que les sirven de guías en el proceso de arme y desarme de los robots legos. Los otros niveles son de Electrónica y Electromecánica.

Posteriormente realizan los denominados niveles intermedios de proyectos y los de formación.

En este último, dice José Luis Ramírez, “ya no necesitan manuales, sino que todo queda sujeto a su imaginación y creación, para poder salir a competencias”.

Uno de sus alumnos más premiados es Daniel Londoño, de 10 años. Ha ganado medallas en Creatividad Lego; Sumo Lego; Seguidor de Línea y Robot Bailarín.

Su mamá, Fernanda Dueñas, está orgullosa por su triunfo y alienta a los padres. “Si vemos que nuestros hijos tienen algún gusto en especial, alguna inclinación por una disciplina hay que motivarles y apoyarles”.

Mientras sus hijos comparten el aprendizaje, los padres juegan fútbol con robots. Para algunos este ha sido su primer contacto con esta ciencia, pero comprenden que la robótica es de gran aplicación en la modernidad. Ellos se ven precisados a buscar en la internet para ayudarles a sus hijos a descubrir este mundo y a poder resolver sus deberes.

Formación vocacional
Entre los niños de mayor edad que asisten al taller ya se vislumbra una inclinación por esta ciencia.

Ese el caso de David Martínez, el alumno más antiguo y ayudante del profesor. Quiere estudiar Mecatrónica, una rama que estudia la robótica y los derivados para ponerlos en funcionamiento. En tanto, Richard Enríquez se está formando como profesor de robótica.

Los hermanos Estéfano y Emilio Castillo acuden con su papá, quien los traslada desde el norte hasta el sur de la ciudad cada sábado. Estéfano dice que quiere estudiar robótica y física cuántica.

“Estos aparatos pueden facilitar más la vida; además, pueden ayudar a que el mundo esté menos contaminado porque no liberan dióxido de carbono al ambiente”, asegura convencido.

El gerente de Robot Planet Ecuador señala que en el país se debe fomentar esta ciencia desde el sistema educacional, como lo hacen Argentina, México, Perú y Bolivia.

Hace ocho años sorprendió el ecuatoriano Diego Balarezo, quien con su empresa Robitz ha construido  más de 100 máquinas, a razón de 10 por año. Una es Jupé, el robot que despacha postres e interactúa con las personas.

Ecuador -opina- tiene mucho potencial en la robótica, en un mundo que camina por la Industria 4.0, denominada también como la cuarta revolución industrial. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP