La internet de las cosas se usa más en seguridad

- 03 de agosto de 2019 - 00:00

Los dispositivos electrónicos pueden garantizar la tranquilidad de las personas, en hogares y empresas. Expertos advierten vulnerabilidad de los datos.

Encender el televisor, cambiar de canal, prender las luces y el aire acondicionado, son algunas cosas que se pueden realizar desde el celular por internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

También se usa en temas de seguridad, puesto que da a las personas la posibilidad de observar qué sucede en sus hogares cuando no están en casa; así protegen a sus hijos, mascotas y la casa en general.

Este sistema se usa más cada día. Giovanna y Erick son un matrimonio joven, que aunque no tienen hijos aman a sus perros. Cuando decidieron convivir, dejar solos a los animales les significó un problema que solucionaron con una cámara que pueden monitorear a través de una aplicación desde el celular de cada uno.

Jimmy Santos, coordinador de Servicio al Cliente de la empresa de seguridad LAARCOM, explica que ellos llevan alrededor de dos años con el sistema, que lo ofrecen a sus clientes, tanto comerciales como a los residenciales. “Entre 2018 y 2019, de los 20.000 clientes que tenemos, 10.000 están conectados con sistemas inteligentes, es decir que la acogida es positiva y aumenta, la seguridad se mantiene las 24 horas”.

La empresa ecuatoriana realizó una alianza con la compañía estadounidense Alarm.com. Es a través de esta que los usuarios operan su casa inteligente.

El técnico explica que se puede manejar un artefacto convencional del hogar, siempre y cuando este tenga un dispositivo electrónico incorporado. Además de prender y apagar el artefacto, se puede programar y al estar conectado a la aplicación, una vez que el celular sale de la casa Alarm.com envía un mensaje al celular sobre las novedades en el inmueble; por ejemplo, que el aire está prendido o que una puerta quedó abierta.

En el caso de los negocios, un empresario puede controlar sus locales a través de una misma aplicación, además verificar los horarios de cierre, entre otros beneficios.

El IoT también se aplica en salud, en Ecuador ya son comunes los relojes conectados con el teléfono, que miden los signos vitales, reciben mensajes y notifican llamadas. Es una herramienta para las personas que corren, pues calculan tiempos y controlan el rendimiento físico.

La empresa Claro ofrece aplicaciones para monitorear el vehículo, muestra distancias, velocidades y momentos críticos del recorrido.

Un reloj para la seguridad de los menores de la casa, un localizador a través de GPS que se puede incorporar en bolsos o mascotas y el sistema de seguridad integral de la vivienda.

Esta incorporación del IoT influye no solo en las actividades diarias de las personas. También en la industria ya se aplica desde antes, automatizando procesos y optimizando recursos. Las ciudades inteligentes también son parte de este desarrollo.

Todo está enlazado con internet y la capacidad de penetración que tenga la red.

En ese sentido el Gobierno está comprometido en desarrollarla. En la presentación de Ecuador Digital destacó que la idea es llegar al 98% de conectividad y servicio de telecomunicaciones.

Una de las prioridades es incorporar internet en las zonas rurales.

Indicó que de forma urgente se otorgarán servicios de telecomunicaciones en zonas rurales, para lo que se desplegarán redes comunitarias de internet sin fines de lucro a 127 mil hogares.

Otro beneficio es la reducción de aranceles para smartphones y computadoras. A ello se suma la incorporación de 1.200 puntos de WiFi gratuitos y el aumento de la velocidad en las conexiones.

La automatización de los trámites burocráticos es otro avance, el compromiso es que el 80% esté en línea hasta 2021. En la actualidad es el 20%.

En el país ya existe una banda paralela a la de celular para trabajar con aplicaciones específicas, detalla Federico Domínguez, catedrático de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol).

Agrega que eso ayuda a superar la falta de penetración de internet. “Eso reduce la necesidad de tener internet disponible, aunque la capacidad -de esa red- es menor y no se puede compartir grandes datos, sí se usa, por ejemplo, para rastrear el ganado”.

Para el catedrático, estos sistemas aún no son tan accesibles por los altos costos. “La automatización del hogar está enfocado para sectores con capacidad adquisitiva alta, pero poco a poco entran a Ecuador, así como sucedió con los celulares de gama alta”. Recuerda que estos no eran comunes en el país; sin embargo, ahora la realidad es otra. Hasta 2017 la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) registró 15’055.240 líneas activas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: