2 veleros robotizados miden huella del cambio climático en el Atlántico

- 19 de octubre de 2019 - 00:00
La científica Annie Edinger última los detalles en un ordenador, momentos antes de poner a navegar los veleros.
EFE

Los “drones” marinos de la empresa Saildrone están equipados con sensores que tomarán datos de la acidificación y dióxido de carbono del océano. Además se estudiarán las corrientes en la costa, relacionadas con la temperatura.

Durante los próximos cuatro meses, dos tablas de windsurf con aspecto de haber salido de Mad Max, Blade Runner o cualquier película futurista recorrerán el Atlántico y el Mediterráneo. No son dos barcos cualquiera, son lo último en navegación robotizada y van a medir la salud del océano.

La Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), la gran apuesta española por liderar las tecnologías marinas en los próximos años, liberó este viernes en la costa de la isla española de Gran Canaria, en el Atlántico, dos pequeños veleros autónomos.

Estos están cargados con todo tipo de sensores científicos que van a tomar datos sobre la acidificación de las aguas que provoca la creciente presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.

Se trata del experimento “Atl2Med” (acrónimo de “Del Atlántico al Mediterráneo”), que involucra a doce instituciones científicas de Alemania, Francia, Portugal, Bélgica, Finlandia y España,  cuyos protagonistas son los últimos prototipos de la empresa Saildrone.

Como el nombre de su fabricante ya sugiere, los dos veleros son dos “drones” marinos, con capacidad para navegar tanto de forma autónoma como pilotada vía satélite, desde su centro de control en Alameda (California, EE.UU.), a casi 9.500 kilómetros del lugar donde han sido botados al Atlántico, en la costa este de Gran Canaria.

Su aspecto de tabla de windsurf de ciencia ficción o de piragua futurista esconde lo último en tecnología de navegación a vela: están propulsados por una peculiar ala con cola para optimizar el empuje del viento, heredera del diseño de su creador, el británico Richard Jenkins.

Él ideó, para batir el récord de velocidad a vela en tierra, el “Greenbird”, un bólido que recorrió el desierto de Nevada a casi 203 km/h hace diez años.

Su resistencia ha sido probada a conciencia hace solo unos meses; estos pequeños barcos autónomos completaron a principios de este año una de las pruebas más duras posibles en el mar: circunnavegar la Antártida.

Entonces recorrieron casi 22.000 kilómetros en el empeño y en el viaje de regreso a su base en Estados Unidos.

“El objetivo de esta misión será recoger información sobre el dióxido de carbono en el agua y la acidificación del océano. El otro objetivo es estudiar las corrientes en la costa, en ámbitos que tienen que ver con la temperatura del agua en la atmósfera y también con la acidificación y la biología del agua”, explicó una de las operadoras de los dos barcos robotizados, Katie Cornetta.

Mientras que el director de Plocan, Octavio Llinás, sostuvo que “se van a medir muchas cosas, pero el parámetro principal será el CO2. Entender cómo funciona (su ciclo entre atmósfera y océano) es uno de los problemas claves para estudiar el cambio climático”

Detalló que los datos obtenidos se cruzarán además con los que proporcionan varias boyas fijas de los países colaboradores. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP