Tortuga que se creía extinguida sobrevivió con poca alimentación

- 21 de febrero de 2019 - 00:00

Las huellas, excrementos y restos de cactus condujeron a los científicos al importante hallazgo de la especie Chelonoidis Phantasticus en Galápagos.

Dos hallazgos previos de excrementos, huellas y residuos de cactus mordidos (en 2006 y 2014) alertaron a los científicos sobre la probable existencia de la tortuga Chelonoidis Phantasticus, especie que se consideraba extinta hace más de un siglo en la isla Fernandina.

La información se convirtió en la base para planificar la expedición de búsqueda. Pero antes de diseñar el camino y la logística apareció el ejemplar.

En la primera jornada de exploración el guardaparques Jeffrey Málaga y el científico Washington Tapia, de Galapagos Conservancy, encontraron sorpresivamente la especie hembra debajo de un arbusto en un parche vegetal de un km2.

La idea original de esa visita era recoger datos para explicar cómo se realizaría la expedición. Por eso se dirigieron a los sectores donde se reportaron las evidencias anteriores. Allí descubrieron el sitio donde la tortuga había descansado y 15 metros más adelante hallaron el ejemplar.

“Me sorprendió la forma en que subsistió la tortuga y cómo había resistido tanto tiempo con poco alimento”, expresó Málaga.

Para Tapia, este es el mayor descubrimiento que hubo en las islas Galápagos en el último siglo.

Fernandina es una de las islas más jóvenes del archipiélago y la que registra más actividad volcánica permanente. Además es la tercera más grande, con 638 km2.

La gran extensión de la superficie es para Danny Rueda, director de Ecosistemas del Parque Nacional Galápagos, la razón por la que en incursiones previas no encontraron a ningún animal similar.

Desde 1906 hasta 1964 no la detectaron. Por eso la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la clasificó en la lista roja de especies y la catalogó como extinta (sujeta a confirmación).

“Hablamos de una isla grande que no se la puede explorar detenidamente y por eso quizás no ha existido ninguna evidencia”.

La tortuga al momento es sometida a exámenes de ADN para reconfirmar que se trata de la especie Chelonoidis Phantasticus.

Los resultados estarán listos después de tres meses. Luego se tomará una decisión en el manejo y su reproducción en cautiverio.

Rueda indicó que con esas conclusiones se desarrollará la nueva exploración en campo, cuyo objetivo será encontrar un ejemplar macho para asegurar la supervivencia en Fernandina.

En esta incursión viajarán botánicos para hacer una descripción profunda de la flora del lugar y que sirvió de alimentación al quelonio.

“Levantaremos la mayor información de base para saber cómo subsistieron las tortugas más de 113 años, que es el tiempo que transcurrió desde el último ejemplar identificado”.

La Chelonoidis Phantasticus es una especie pequeña porque ha estado en una zona intermedia de la isla. Esta carece de excesiva vegetación y  no se desarrolla en peso y tamaño como aquellas que viven en islas húmedas, como Santiago y Santa Cruz.

“Su carapacho es representativo de las tortugas que viven en islas secas”.

De acuerdo al análisis morfológico, se trata de una tortuga muy adulta que presenta desgastes visibles y muy marcados en sus placas. Esto revela que sobrepasa el siglo. Comúnmente puede vivir hasta 150 años.

Desde 2013 la organización internacional Galapagos Conservancy lleva adelante la iniciativa de restauración de tortugas gigantes. Este trabajo es liderado por el ecuatoriano Washington Tapia, cuyo presupuesto para esta expedición bordeó los $ 400.000. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo