En los templos evangélicos se prohíben recipientes con agua

- 09 de julio de 2020 - 00:00
En el Santuario Nuestra Señora de la Alborada, los miembros realizan actividades de limpieza como mecanismo de bioseguridad.
Miguel Castro / ET

En el protocolo de reapertura se indica que las iglesias serán responsables de evitar las aglomeraciones en las afueras, las ventas ambulantes y las conversaciones de los feligreses.

Medidas de prevención, comunicación y circulación, así como acciones generales por parte de cada iglesia son los puntos que contempla el proyecto de protocolo para la apertura paulatina de las iglesias y templos evangélicos en Ecuador.

El documento, entregado al Comité de Operaciones de Emergencia (COE), consta de 10 páginas. Sus autores esperan aún que el COE apruebe la apertura de esos lugares.

Dentro de las medidas de prevención, el grupo evangélico propone que, previamente a la reactivación, la iglesia aplique test rápidos por un profesional de la salud al equipo pastoral, obispos y personal administrativo.

Juan Lema, cuidador de un templo evangélico al sur de Quito, expresó: “Las medidas de bioseguridad principales son las que ya escuchamos del COE. Para cuidar nuestra salud, mantendremos el lavado frecuente de manos, el uso de mascarillas y el distanciamiento de 2 metros en el espacio de trabajo”.

Agregó que la iglesia también adquirió rodapiés y amonio cuaternario para la limpieza de calzado, termómetro infrarrojo para la toma de temperatura y gel a base de 70% de alcohol para distribuir a la entrada.

Según el protocolo, deben clausurarse los espacios cerrados, como lugares de reuniones de damas, varones, jóvenes, niños, etc. Además, estará prohibido mantener recipientes con agua.

Todas estas acciones tendrán tres fases que estarán acompañadas por cada color de la semaforización.

La pastora Elena Naranjo, de la iglesia evangélica Esperanza y Fe, manifestó: “Las disposiciones nos recomiendan publicar en un lugar visible y por medio de canales, como web y redes sociales, los horarios de atención de cada uno de los servicios que se abran”. Con ello, explicó que en su iglesia cuentan con pancartas en los exteriores para que los feligreses conozcan sobre el tema.

Así también, según el protocolo, no es recomendable el uso de aire acondicionado ni ventilación artificial. Tampoco se autoriza el uso de las baterías sanitarias comunitarias.

“Estos espacios debemos clausurarlos, por el bien de nuestros hermanos. Estamos adaptando un servicio de lavabo afuera del templo para el lavado de manos, pero aún estamos en obra”, dijo Naranjo.

Las iglesias que brinden el servicio de parqueadero deberán cuidar el distanciamiento de 2,5 metros entre los vehículos.

Cada iglesia deberá ser responsable de prohibir aglomeraciones en las afueras de las instalaciones, así como las ventas ambulantes. (I)

En las afueras de los templos queda vedado el saludo
Según el protocolo de bioseguridad para la reapertura de los templos evangélicos, una de las principales prohibiciones gira en torno al saludo.

Cuando los fieles evangélicos abandonen el templo, no podrán permanecer en ningún lugar del establecimiento, y tampoco podrán saludar o conversar con sus compañeros.

Asimismo, para salir, el protocolo indica que deberán hacerlo de forma ordenada. En primer lugar abandonarán el sitio quieres se encuentren en las sillas más cercanas a la puerta de la iglesia.

En las provincias y cantones en semáforo rojo o amarillo podrán orar por un máximo de 15 minutos dentro del templo y lugares de reunión. El pastor celebrará el culto sin coros ni otras presencias, salvo un ayudante.

Los cantones en semáforo verde, además, podrán ejercer la Santa Cena siguiendo las disposiciones y normas de seguridad sanitaria. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP