Mujeres se toman universidades chilenas para erradicar acoso sexual

- 08 de mayo de 2018 - 16:14
Foto: AFP

Miles de mujeres mantienen hace días paralizadas las clases en una decena de universidades chilenas para exigir el fin del acoso, el machismo y la educación sexista en las aulas, tras revelarse un historial de abusos de parte de algunos académicos.

Ya van tres semanas desde que la Universidad Austral, ubicada en el extremo sur del país, está ocupada por jóvenes que buscan terminar con el "encubrimiento" a los profesores acusados de ejercer la violencia de género.

"Estamos cansadas de la violencia ejercida hacia la mujer" y "no queremos que se encubra a acosadores", señalan los lienzos colgados en el campus de Valdivia, donde las denuncias en la materia superan las cien al año, pero la desvinculación de los culpables es poco frecuente.

En la facultad de Derecho de la Universidad de Chile, en Santiago, se emplaza asimismo una "toma feminista" desde el 27 de abril, que estalló a raíz de un caso de acoso sexual protagonizado por el profesor Carlos Carmona.

Después de ocho meses de investigación interna, las estudiantes de leyes "comenzamos a hacer ruido, presión y procedimos a una asamblea de emergencia", dijo a Efe la vocera Danae Bórax, lo que derivó en una jornada de votación y el freno total de las actividades académicas.

El caso de Carmona "cristalizó una serie de demandas que han sido invisibilizadas. Somos acosadas, abusadas, violentadas en nuestros espacios y eso no se puede permitir", recalcó la portavoz de la protesta.

La Secretaría de Sexualidad y Género de la Universidad de Chile registró en 2017 más de veinte denuncias de alumnas, académicas y funcionarias por acosos, abusos u otro tipo de demostración de violencia hacia la mujer.

Sin embargo, las encargadas de este organismo reconocen que existe una "cifra negra" de situaciones no denunciadas o que no han sido resueltas, lo que abultaría los casos impunes.

Por esta razón, las estudiantes a lo largo de Chile han llamado a "identificarse con el ascenso del movimiento feminista" y a volver visible la violencia machista, más allá de las salas de clases, ya que las afectadas también son funcionarias y profesoras.

Trabajan de manera coordinada en asambleas exclusivas para mujeres de diversas universidades, y han convocado a una protesta "por una educación no sexista" para el 16 de mayo.

"Aquí hay acoso, abusos, violencia sexual, violaciones y no vamos a aguantar eso, porque hoy esta institución debiese ser garante de nuestra seguridad", sostuvo Bórax, respecto de los hechos ocurridos en la Universidad de Chile.

Se reclama contra una institución inerte, con protocolos "poco eficientes" y un rector (Ennio Vivaldi) "tibio", preocupado de ser reelegido en su cargo, cuando coincidentemente las votaciones se llevan a cabo el jueves.

Demandan al sistema universitario un plan integral, que contemple acompañamiento sicológico, social, espacios de conversación de género, y "que la carga no quede en la denunciante", así como también la prevención y difusión de esta problemática.

A esta "lucha de largo aliento" han adherido otras carreras y universidades como la de Concepción, Diego Portales, Andrés Bello, Católica de Valparaíso, Católica de Temuco y la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), que radicalizó este lunes su protesta y prohibió la entrada de hombres al campus del barrio Macul.

"Expulsamos a hombres de nuestra facultad por comodidad y seguridad, ya que a pesar que no todos son parte de las denuncias de acoso o abuso, dudamos de quienes realmente nos apoyan", sentenciaron las alumnas de la UTEM.

Previo a la marcha estudiantil de la próxima semana, se realizará en todo el país una protesta organizada por la coordinadora 'Niunamenos' y colectivos feministas, que desde hace un par de años rechazan el "abuso de poder" y la existencia de "vacas sagradas" en el sistema educacional.

Desde la Universidad de Chile aseguran que "esto no va a parar, porque nosotras no estamos dispuestas a volver a agachar la cabeza", como ha sucedido por décadas, subrayó Bórax, quien valoró la coordinación entre establecimientos para "ver cómo confluimos nuestras demandas".

En 2016 estallaron las denuncias de violencia machista en las casas de estudios, lo que hasta ese momento era un secreto a voces.

Fueron centenares de mujeres docentes que se hicieron oír en una declaración pública en rechazo a la misoginia, el machismo y el abuso vivido a diario "en muchas instituciones, lugares de trabajo e incluso dentro de la familia".

Todo ocurrió tras el relato de una joven que hizo estallar en esa época las redes sociales y la prensa, en el que contaba cómo durante años fue hostigada por su profesor, un hombre al que ella "admiraba".

Las cifras en Chile dan cuenta de una "normalización" de la violencia machista en todos los ámbitos, y un estudio sobre la percepción de estas prácticas realizado entre 2004 y 2017 evidenció que el 77,4 % de las mujeres ha percibido un aumento de esta prácticas.

Esta encuesta hecha por la Corporación Humanas además reveló que un 90 % de las mujeres ha enfrentado una situación de acoso sexual a lo largo de su vida, pero las condenas en este ámbito aún no superan el 10 %.

El Estado de Chile firmó en 1998 la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, y sin embargo solo reconoce las agresiones dentro de la familia como merecedoras de sanción. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: