“La pesca en tierra”, una opción para los comuneros de Ayangue

- 09 de julio de 2018 - 00:00
Izq.: La confección de trasmallo en la comuna está a cargo de la familia Muñoz, durante tres generaciones. Der.: La comuna tiene espacios turísticos y para deportes acuáticos, así como hospedaje que va desde $ 10 por persona. La gastronomía se basa en la producción pesquera de los hombres de la población.
Fotos: Miguel Castro / El Telégrafo

El sitio es conocido por la relación estrecha de sus habitantes con el mar y además de haber registro de asentamientos humanos milenarios. En esta playa de aguas mansas es ideal el buceo y la pesca deportiva.

La pesca artesanal es una de las principales actividades de los habitantes de la comuna de Ayangue, en la provincia de Santa Elena.

Esta población, perteneciente a la parroquia Colonche del cantón Santa Elena, registra más de 2.300 habitantes según el último censo poblacional de 2010.

En el barrio Virgen de Fátima, detrás del malecón turístico de Ayangue, está Fernando Muñoz, un tejedor de trasmallo para camarones y langostinos. Esta actividad la aprendió de su padre y este de su abuelo.

El hombre trabaja al borde su casa custodiando su lancha a motor que está a la venta, pero que es usada en pocas ocasiones por su yerno. Son $ 20 los que gana en una jornada de siete a ocho horas armando una red para peces, la que también aprendió a confeccionar.  

Sus herramientas son una punta de plástico que usa como aguja, el hilo nylon y un contador manual que tiene para no equivocar los cruces del material sintético.  

A la semana puede tener de tres a cuatro pedidos para tejer. Estos valores son complementados con lo que gana su esposa en uno de los hoteles de la localidad.   

El hombre, de 53 años, recuerda que hace 10 no sube a una lancha a pescar, debido a que sufre una desviación en la columna.

Bajo la sombra del árbol de la casa del tejedor, una red de 40 metros es entregada a Manuel Laines, quien tras esperar unas tres horas ya tiene la herramienta para volver a pescar crustáceos.

El artesano afirma que esta actividad es común entre los pobladores mayores de este sitio reconocido por el Gobierno Nacional como comuna, desde julio de 1982.

Esta fecha de celebración se une a las festividades patronales del 24 de mayo y 22 de septiembre que son en honor a María Auxiliadora y a la exaltación de la cruz, respectivamente.  

Juan Salinas, otro pescador de la zona, espera su turno. Él necesita reparar una de las tres redes que utiliza para tratar de competir contra los barcos.

''Este trabajo de pescar no tiene hora fija pero en ciertos lugares se da en la mañana, en las últimas horas de la noche o en la madrugada. Esto me lo enseñó mi padre y la experiencia lo confirmó''.    

La valoración del gasto de la reparación contra la inversión de la confección de una malla lo lleva a encargar una red completa para lo cual invertirá $ 60, esto incluye la mano de obra del tejedor a quien le tomará unas cuatro horas terminar el encargo.

El tiempo de vida útil del artículo es de dos y tres meses, y dependerá de la suerte en las jornadas de pesca.

Salinas refiere que otra parte de las personas de la comuna, ubicada a casi 180 km de Guayaquil y a poco menos de 540 km de Quito, se dedican a la elaboración de artesanías con base de coral conchas, balsas y escamas de pescados.

Otra parte de las familias de los pescadores que dejan esa actividad se dedican a la construcción de adornos y joyas. Adicional también realizan recuerdos con piedras y conchas extraídas del mar.

Ayangue en el tema gastronómico destaca con los restaurantes ubicados a lo largo del malecón y las cabañas en la playa que ofrecen variedad de frutas y cocteles.

Ayangue es el sitio ideal para encontrar olas suaves que forman una especie de piscina natural, esto gracias a que está ubicada en una bahía con forma de herradura.

Esto permite el desarrollo de la pesca artesanal y deportiva así como actividades acuáticas en los 3 km de longitud que tiene la playa. Además, se puede realizar actividades de senderismo.

La zona es conocida también por los hallazgos arqueológicos que datan de más de 1.000 años de antigüedad en zonas en las que -se estiman- hubo asentamientos humanos del año 3000 aC. Estos objetos se pueden apreciar en el museo Valdivia, donde además existen vestigios de las culturas Huancavilca, Las Vegas, Machalilla, Manteño, entre otras.

Ayangue, en su parte hotelera, se destaca con proyectos ecológicos y comuneros (alquiler de habitaciones) desde $ 10 por persona. El clima seco de la comuna en promedio es de 25 a 29 grados. (I)

El tejedor de las redes para camarones puede demorarse unas 4 horas, mientras que las utilizadas para peces las termina en el doble de tiempo.El tejedor de las redes para camarones puede demorarse unas 4 horas, mientras que las utilizadas para peces las termina en el doble de tiempo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: