Nicolás Espejo: “El pedido es tener un ente rector para niños”

- 23 de mayo de 2018 - 00:00
Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

La Convención sugiere que Ecuador cuente con un organismo que observe los temas de infancia y adolescencia para que el trabajo sea articulado.

La Convención de los Derechos del Niño recomendó fortalecer el sistema de protección integral especializado para la niñez y adolescencia a fin de evitarles violencia física, sicológica y sexual.

¿Qué significa contar con un sistema integral de protección para la niñez y adolescencia?

El punto central del sistema es brindar una intervención articulada y monitoreada, con una visión holística y con recursos necesarios que miren todo el ciclo de vida del niño, hasta que cumple los 18 años.

¿Cuál es la repercusión de no tener esta integración?

Cuando se carece de un órgano rector hay una intervención desarticulada y eso no es eficiente por costos y menos eficaz desde la perspectiva de los  derechos de los niños.

Para que exista una intervención eficaz se debe tener una política nacional. Identificar los componentes centrales para saber en qué momento se encuentra Ecuador en cuanto a los derechos de los menores. Eso hoy no lo tiene.

¿Es positivo tener un Consejo intergeneracional?

Lo que ocurre es que cuando las políticas de infancia son partes integrales en distintos grupos están dentro de lineamientos generales. Ahí no se cumple con la prioridad absoluta que requieren los niños. Ellos no pueden defenderse, requieren de un apoyo institucional y de las condiciones óptimas para no invisibilizarlos en las políticas generales. El pedido de la Convención es tener un ente rector de alto nivel con poder político para plasmar todas las sugerencias dadas.

¿El abuso sexual a los niños debe abordarse de manera específica?

Es parte de una dinámica de violencia integral ante los niños y por eso las políticas de erradicación de violencia enfatizan en tener un Plan Nacional integrado de prevención, respuesta, erradicación y restitución de toda forma de violencia ante los niños. Hay países que han respondido, por ejemplo, solo al abuso sexual y eso no ha sido eficaz ni eficiente. Se pueden disminuir los índices de abuso sexual; pero si viven en barrios donde la violencia está generalizada o hay bullying no podemos decirles que esperen una protección para un tipo de violencia específica.

¿Es necesario escuchar más a los niños y adolescentes?

La Convención indica que no se puede tomar ninguna decisión que afecte a los niños sin consultar su opinión. Tienen derecho a ser escuchados no solo en temas personales como para decidir la custodia, sino en procesos colectivos. Deben ser una voz que participe en el proceso legislativo y la construcción de políticas públicas.

¿América Latina es una  sociedad violenta?

Las estadísticas de homicidios demuestran que sí, y particularmente contra los niños. Antes no se hablaba del tema, ahora se visibiliza, puede parecer que hay más violencia y puede que no sea así. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: