Migrar o buscar refugio siendo LGBTI: Ecuador en contexto de pandemia

02 de agosto de 2020 - 00:00
Imagen referencial/El Telégrafo

Por: María Amelia Viteri, Cristina Yépez, Alicia de la Torre, Flavio Carrera [1]

La población venezolana como Luis, quien vive en Manta, o como Andrea [2], quien vivió en Quito y se mudó a Guayaquil, ha tenido que migrar por las condiciones económicas, políticas y sociales catastróficas de Venezuela, su país de origen, de la mano de la exclusión que han sufrido por su identidad sexual y/o presentación de género que se sale de la norma cultural esperada.  El prejuicio contra las personas venezolanas por parte de la población ecuatoriana se ha incrementado con la pandemia.  Este prejuicio aumenta sus sufrimientos, que devienen de precariedades agravadas conforme sus vidas nos demuestran.

Insertamos estas relaciones entre migraciones y refugio, género, y sexualidad, en el marco de la emergencia sanitaria de COVID-19 declarada en marzo por el Presidente Moreno. Analizamos con Diálogo Diverso el impacto de la pandemia actual en el estado de situación de personas LGBTI en situación de movilidad provenientes de Venezuela.  Realizamos entrevistas, grupos focales y una encuesta on-line a 166 personas de nacionalidad venezolana que habitan en Quito, Guayaquil y Manta, cuyas edades promedio oscilan entre los 29 y 36 años, quienes señalaron haber sufrido altos niveles y formas de vulneración de derechos, principalmente xenofobia, discriminación y varias formas de violencia (psicológica, física, sexual, intrafamiliar).  Diálogo Diverso trabaja para apoyar y mejorar las condiciones de vida de la población LGBTI venezolana que se encuentra en Ecuador, considerando que la comunidad migrante y refugiada venezolana es la más grande en América Latina y el Caribe.

Hacemos una pausa para compartirles que la investigación cualitativa y cuantitativa en tiempos de pandemia es de por sí un reto, precisa de flexibilidad, tanto desde el diseño metodológico como en adaptar los horarios y las necesidades, en un contexto en extremo difícil, y de enorme precariedad para las personas LGBTI venezolanas en situación de movilidad. El acceso a internet y a un teléfono se convierten uno en uno de los principales obstáculos, sumado a la falta de ingresos, alimento y vivienda. 

Estos escenarios de profundos riesgos se ven acentuados en esta intersección de situación de movilidad, país de origen, identidad LGBTI, y les exponen a trabajo sexual por subsistencia en condiciones riesgosas, y situaciones de trata de personas. Esto en medio de un sistema en el que las instituciones públicas estan desbordadas en la atención de la pandemia por razones estructurales incluyendo las de corrupción, de la mano de una política pública que no contempla a la población en movilidad, quienes están en situación de indefensión.

Otros nuevos obstáculos a considerar son las dificultades tanto desde su país de origen como de Ecuador como país receptor para la regularización de sus documentos.  De la mano de lo dicho, el trabajo es uno de los derechos más afectados por la pandemia. Ya sea por el cierre de áreas de trabajo, por las medidas de confinamiento o por la gran cantidad de despidos, las personas LGBTI en situación de movilidad han visto sus situaciones laborales precarizadas aún más. Esto no solo afecta su situación en Ecuador, sino a sus familias en Venezuela a quienes enviaban remesas. Este contexto exacerba la inseguridad del trabajo informal-autónomo y la violencia sufrida en el espacio público, que expone a las personas LGBTI en situación de movilidad a formas graves de violencia policial. En contexto de pandemia el comercio informal se convierte en un trabajo más riesgoso en varios niveles: por la exposición al COVID-19, por la violencia policial que acosa a trabajadorxs en donde muchas veces la misma policía requisa mercancías, y por el posible incumplimiento a las restricciones de movilidad. Sin embargo, es la única opción de ingreso económico en el contexto actual y sin el mismo peligra su alimentación, su acceso a salud y vivienda.

Frente a este contexto, identificamos que Diálogo Diverso es la primera organización local que aborda directamente la intersección entre situación de movilidad e identidad sexo-genérica.   Las personas LGBTI entrevistadas y participantes de grupos focales mencionaron haber recibido apoyos de diversas organizaciones locales e internacionales, tanto en contexto previo a la pandemia como actualmente. En muchos casos, la atención diferenciada y específica de cada organización hace que se acuda a varias dependiendo de la necesidad, por ejemplo, para atención en salud y kits de alimentación o higiene, acceso a refugio y alojamiento, asesoría en trámites de regularización, atención psicosocial, entre otros servicios.

El contexto de pandemia genera una cortina de humo en la que se multiplican las situaciones de riesgo para lxs miembrxs de la comunidad LGBTI y en general personas en situación de movilidad y discriminación. Con la mirada del Estado en el sistema sanitario, el sistema de justicia y la sociedad civil en atender y salvaguardarse de la pandemia, las organizaciones criminales y redes de trata  aprovechan para multiplicar sus acciones delictivas.  Desde las voces de las personas LGBTI en situación de movilidad, una de las recomendaciones es continuar con los apoyos emergentes de las organizaciones tanto locales como internacionales mientras dure la pandemia, y un apoyo sostenido para el acceso a empleo: el derecho al trabajo en condiciones laborales justas es un eje importante poder garantizar otros derechos.

En contextos de altísima vulnerabilidad como los evidenciados en el trabajo con personas LGBTI de origen venezolano, las redes de apoyo son fundamentales para afrontar situaciones de vulneración de derechos. Estas redes las constituyen amigxs, familiares, vecinxs, empleadorxs y, en gran medida, las organizaciones de sociedad civil. Se torna crucial el fortalecimiento de las áreas de protección y seguimiento de las organizaciones, de la mano de los esfuerzos colectivos de la sociedad civil, que puedan hacer frente a la falta de responsabilidad y gobernanza, que ya está siendo aprovechada por grupos criminales y/o grupos organizados para aprovecharse de la vulnerabilidad de las personas. (I)

[1] Este artículo está basado en la investigación que cuenta con el apoyo de la Universidad San Francisco de Quito con Diálogo Diverso, financiada por la Oficina de Población, Refugio y Migración, del Departamento de Estado), titulada “Diagnóstico de las necesidades de las personas LGBTI en situación de movilidad humana, en las ciudades de Quito, Guayaquil y Manta; incluyendo la variable coyuntural de impacto de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19”.

[2] Nombres ficticios para proteger su identidad y seguridad

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP