Martha Saldivia hace zapateras personalizadas

- 18 de junio de 2019 - 20:41
Martha Saldivia convirtió la sala de su casa en un pequeño taller. Allí confecciona los organizadores de calzado. El emprendimiento nació hace ocho años cuando estaba enferma. Durante su recuperación en Quevedo aprendió a coserlos.
Fotos: César Muñoz / EL TELÉGRAFO

La emprendedora elabora el producto de forma artesanal. Su costo es más bajo que en las tiendas.

Martha Saldivia, de 54 años de edad, presiona el pedal con su pie izquierdo.

La acción le permite que su vieja máquina de coser dé puntadas sobre una lona llana y otra estampada, con bolsillos, para guardar los zapatos.

El organizador de calzado es un producto que confecciona hace ocho años con ayuda de su esposo, sus hijos e incluso con nietos. Trabaja en la Cooperativa Brisas del Salado, en la Isla Trinitaria, sur de Guayaquil.

El emprendimiento nació en Quevedo (Los Ríos) cuando ella estaba enferma. Durante su recuperación -tiene diabetes- veía cómo  su hermana cosía estas zapateras e iba a las calles para venderlas.

“Me empecé a sentir mejor de salud y comencé a ayudarla a cortar hasta que aprendí el oficio también. Por un año la apoyé”.

A su regreso a Guayaquil convirtió la sala de su casa en un modesto taller para continuar con este negocio.

Inicialmente ella recorría el sector ofreciendo el novedoso producto a sus vecinas. Sus hijas y esposo lo hacían en las calles o viajaban a otros lugares fuera de la ciudad para expenderlos, como  Playas, Santa Lucía, Nobol y hasta en Santa Elena.

El costo de las zapateras grandes es de $ 15 (y a crédito $ 25), mientras que las pequeñas están a $ 10  ($ 20 a crédito).

Martha fue elegida por el  Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) entre las mejores emprendedoras por su iniciativa.

Hace dos años participa en distintas ferias y capacitaciones que organiza el MIES. El préstamo que hizo su hija, quien recibe el Bono de Desarrollo Humano, le permitió comprarse su primera máquina de coser.

“Ella compartió conmigo el dinero que le dieron. Así pude emprender mi pequeño negocio”.

Antes cobraba el bono, pero en la actualidad ya no lo recibe. “Si lo tuviera podría hacer un pequeño préstamo para comprar una máquina industrial y los materiales”.

Hoy su equipo está dañado lo que ha detenido su producción este mes.

En el mercado hay muchas zapateras, pero las de ella -asegura- son artesanales y originales. Tienen diseños infantiles (de Mickey Mouse y Avengers) o de adultos. Además pueden ser personalizadas al gusto del cliente.

Por ejemplo, presenta en los bolsillos el escudo de Barcelona, Emelec y otros. “Estas son para los amantes del fútbol”.

La mujer no solo vende zapateras, sino forros para artefactos de cocina:  desde licuadora, tanque de gas, forros para sillas y del baño.

También confecciona organizadores con cambrela (material de polipropileno) que se cuelgan en los interiores de la casa: dormitorios, garajes y baños.

En las redes sociales sus productos están exhibidos en una galería de fotos. Los interesados en comprarlos pueden ingresar al Facebook Confecciones Martha Saldivia o llamarla al 0967661948.

Lo que percibe de sus productos le permite mantener a su familia y comprar medicina para su enfermedad.

Una de sus expectativas es abrir un local en Guayaquil, para exhibir cada una de las confecciones que hace manualmente.

“Ese es mi mayor  sueño, tener un espacio y hasta dar empleo a otros que lo necesiten”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: