Ecuador, 16 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Ramiro Ávila Santamaría

“La violencia requiere más prevención que represión”

“La violencia requiere más prevención que represión”
08 de marzo de 2015 - 00:00 - Redacción Sociedad

Los derechos de la mujer han sido una conquista de los movimientos feministas en Ecuador desde la década de los 90.

El jurista Ramiro Ávila Santamaría asegura que la Constitución de Montecristi garantiza los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de violencia y ofrece otras garantías como la acción de protección que brinda una reparación integral a cualquier mujer que ha sufrido violencia.

La tipificación del femicidio en el Código Orgánico Integral Penal es una herramienta importante porque visibiliza la violencia por género.

“Sin embargo, estoy convencido que, aún suponiendo que todos los femicidios sean conocidos, investigados y condenados, cuestión que nunca sucederá, la ley penal  no puede frenar la violencia (...) no resuelve el problema social que la violencia genera, pues mira solo un hecho, una causa, un responsable y tiene una solución que agrava y crea otros problemas como la cárcel”, sostiene Ávila.

De hecho en el Ecuador 6 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia en el país. En la zona urbana el porcentaje es de 61,4% y en la rural 58,7%, según la Primera Encuesta de Violencia de  Género realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

La pareja en la mayoría de casos es el principal agresor. De acuerdo al estudio, el 52,5% de las mujeres, a pesar de ser sujeto de violencia, no se separa porque cree que “las parejas deben superar las dificultades y mantenerse unidas“; el 46,5% piensa que  “los problemas no son tan graves“; el 40,4% “quiere a su pareja“, mientras el 22% “no se puede sostener económicamente“.

En cambio, ONU Mujeres destaca que la violencia contra mujeres y niñas en el mundo es una violación grave de los derechos humanos.

La organización asegura que hay varios tipos de violencia desde la doméstica hasta el acoso, la agresión sexual, la mutilación genital femenina, la trata, la violencia sexual en los conflictos y los asesinatos relacionados con el género.

Los efectos de la violencia pueden implicar consecuencias físicas, sexuales y de salud mental. Además afectan de manera negativa al bienestar general de las mujeres e impide que participen plenamente en la sociedad.

Para Ávila los derechos de la mujer a la igualdad y a no ser discriminadas han sido vulnerados. ”Las mujeres tienen un trato diferenciado, subordinado, en el que se limita, se restringe y anulan ejercicios de otros derechos. Por ejemplo, en el trabajo ellas ganan menos que los hombres; en la casa tienen todo el peso del cuidado, que es una carga laboral no reconocida; en la calle sufren acoso; en la familia sufren violencia; en la política, tienen que destacarse como si fueran hombres para ser visibilizadas”, cuestiona.

A su criterio, los hombres tienen que aprender del feminismo, de la  lucha de las mujeres para beneficio de la sociedad, por lo que también deberían ejercer un rol de cuidado y apoyar a las personas que sufren discriminación. “La violencia tiene relación con el patriarcalismo, con múltiples causas y requiere más prevención que represión”.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media