El estudio duró cinco meses y tuvo cuatro ejes

La UIDE investigó la discapacidad en Quito

- 09 de febrero de 2016 - 00:00
De lunes a viernes, los estudiantes de comunicación se reunieron en grupos de trabajo para tratar el tema.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Una de las conclusiones fue que más del 70% de los encuestados no saben cómo referirse o tratar a una persona que vive con alguna capacidad diferente.

A más del 60% de las personas que viven con algún tipo de discapacidad les incomoda que les llamen ‘discapacitados’. Este es uno de los datos obtenidos por un grupo de estudiantes de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Internacional de Ecuador (UIDE), que investigó, en Quito, la situación actual de ese grupo vulnerable.  

El estudio, realizado desde octubre de 2015 duró cinco meses, contó con el apoyo de la Fundación Triada y se centró en cuatro ejes: derechos y obligaciones que tienen las personas con discapacidad; inclusión por parte de los medios de comunicación para las personas con discapacidad sensorial, auditiva y visual; percepción de la discapacidad en estudiantes universitarios y el impacto que tiene la palabra discapacidad en la sociedad.

Émerson Chicaiza, docente de la UIDE, informó que en el estudio participaron cerca de 60 estudiantes desde primero hasta noveno semestre de Comunicación. Daniela Romero, quien cursa el séptimo semestre, informó que su grupo trató el impacto de la palabra ‘discapacidad’. Para su trabajo encuestaron a 250 personas de edad y condición social distinta, 30 de ellos con algún tipo de discapacidad.

Otro de los datos que registraron fue que las familias de bajos recursos perciben la discapacidad de un allegado como una desgracia, mientras que en las familias con mayores posibilidades económicas lo ven como un desafío y una oportunidad de vida.

La investigación de los universitarios también se centró en la percepción de la palabra ‘discapacidad’. Ellos encuestaron a 600 estudiantes de 12 centros de educación superior privados. El resultado obtenido fue que más del 90% sostiene que dentro de la universidad estas personas tienen las mismas oportunidades. “La complicación se da a la hora de movilizarse desde su casa hasta el centro de estudios”, dijo la alumna Cristina Bedoya.

Otra estudiante, Gabriela French, y su equipo de trabajo se dedicaron a revisar la normativa internacional y nacional vigente. “A pesar de que existe una guía para el trato correcto a estas personas, más del 70% lo desconocen. No saben cómo referirse a ellos ni cómo tratarlos”.

Según el Censo de Población y Vivienda de 2010, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el 5,6% de la población ecuatoriana tiene algún tipo de discapacidad. La docente y directora de la investigación, Lisa Bahomonde, subrayó que el enfoque del trabajo fue vivencial.

Por su parte, el Gobierno Nacional invierte gran parte de su presupuesto en políticas a favor de este grupo vulnerable de la sociedad. Solo en 2015 se destinaron más de $ 160 millones para la atención de estas personas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: