La importancia de la nutrición durante el primer año de vida

12 de junio de 2021 23:48

El rol que cumple la nutrición durante el primer año de vida del bebé es fundamental para apoyar su correcto crecimiento y desarrollo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, debido a que es un alimento completo y contiene todos los nutrientes necesarios; sin embargo, existen otras alternativas y grupos de alimentos que se pueden introducir en la dieta de los bebés de manera gradual y paulatina.

De acuerdo con Laura Mora, asesora nutricional de Farmacias Económicas, “La introducción de nuevos alimentos después de los 6 meses supone un campo de entrenamiento para el desarrollo de la autonomía del bebé, pero este cambio debe ser progresivo, especialmente en las texturas de los alimentos. Podemos iniciar con papillas o con alimentos triturados y luego incorporar un alimento sólido pero en pequeños trozos. Después vienen los sabores, aquí podemos comenzar por los neutros o básicos, finalmente se debe incorporar sabores dulces y cítricos, pero siempre de una fuente natural”.

La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia del bebé en su primer año de vida, pues contiene todos los elementos y nutrientes necesarios para su óptimo desarrollo; además, protege al menor de infecciones, alergias e intolerancias alimentarias. De igual manera, explica Mora, el bebé que toma leche materna tiene menos probabilidades de desarrollar obesidad tanto en la infancia como en su época adulta.

Si por motivos médicos se debe impedir la lactancia materna como la mejor o única opción, la lactancia artificial, a través de fórmulas, es una buena alternativa para alimentar al niño/a. Para introducir una leche de fórmula, señala la especialista de Farmacias Económicas, es importante conocer previamente diferentes aspectos y dar seguimiento con un pediatra ante reacciones como: intolerancia a la lactosa, gases constantes, reflujos o estreñimiento, a fin de seleccionar la fórmula más adecuada.

Una vez seleccionada la leche de fórmula, la recomendación para bebés recién nacidos es de 75 ml por día por cada libra (453 gramos) de peso corporal; pero si el bebé tiene un peso saludable, es mejor poner en práctica la alimentación "a demanda" o en respuesta, que es por lo general cada 3 a 4 horas. “Aprender las señales de hambre del bebé ayudará tanto a la madre como al niño a reconocer sus necesidades individuales”, aclara Mora.

Hacia el final del primer mes, el bebé debe tomar al menos 4 onzas (120 ml) por vez, cada 4 horas. Entre los 3 a 4 meses de edad, cuando el bebé pesa al menos 12 libras (5,5 kg), la mayoría de los niños alimentados con fórmula ya no necesitan alimentarse durante la nocheSi después de terminar un biberón sigue dando señales de hambre o quiere alimentarse con más frecuencia de lo que lo hace regularmente, esto podría significar que está listo para tomar más cantidad cada vez. “Intente aumentar el volumen a 1 onza (30 mL) por vez, hasta lograr que quede satisfecho”.

A los 6 meses, el bebé consumirá de 6 a 8 onzas (180 a 240 ml) cada vez que se alimente, 4 o 5 veces en 24 horas; mientras que al año consumirá 8 onzas (240 ml) con una frecuencia de 2 veces en 24 horas.

Imagen referencial
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado