Especial coronavirus

Karina “contagia” a los vecinos, pero de ánimo

- 07 de julio de 2020 - 00:00
El pequeño negocio de Karina Sarmiento, ubicado en el barrio Santa Clara, en el sector de Pomasqui, al norte de Quito, se ha convertido en un referente.
Foto: Cortesía

Hace tres años emprendió su negocio y esta crisis por la pandemia la puso a prueba. No se dio por vencida y sigue adelante: su “motor”, sus tres hijas.

La crisis sanitaria, económica y social por la pandemia de covid-19 no doblegó a Karina Sarmiento, una madre soltera que tiene tres hijas quien ahora es digno ejemplo de lucha y tenacidad en el barrio Santa Clara, ubicado en Pomasqui, al norte de Quito.

Hace tres años, con la ayuda de su padre Ernesto Sarmiento, en vista de que no encontraba trabajo se puso una tienda en el citado sector, lo cual le ha ayudado a dar educación, comida y vestuario a sus hijas Joselyn Abigaíl (16), Génesis Anahí (13) y Samantha Nicole (12).

Desde marzo pasado en que empezó la emergencia sanitaria y el confinamiento, su negocio, al igual que todos, sufrió una baja en las ventas, por lo que la situación para esta madre soltera se agravó.

Sin embargo, no se dio por vencida y, con creatividad, emprendió también en el negocio de venta a domicilio no solo de víveres, sino de empanadas de verde, salchipapas y el denominado “tapao arrecho”, plato típico de la gastronomía afroecuatoriana de Esmeraldas, ya que ella es oriunda de San Lorenzo.

“Mis hijas son mi motor para seguir luchando día a día. A pesar de muchos obstáculos que tengo en mi vida, ellas son mi principal fuente, me inyectan a seguir adelante”, contó a este Diario.

En tiempos de crisis hay formas de enfrentar la adversidad

La historia de positivismo, trabajo, entusiasmo, aliento y ánimo de Karina fue destacada también por la empresa privada, entre ellas, la firma de gaseosas Coca Cola.

Y cómo no resaltar su tenacidad si, incluso, ayuda a publicitar productos y emprendimientos de sus vecinos. En paredes y ventanas de su negocio colocó rótulos, por ejemplo, de venta de puertas, ventanas, pasamanos, estructuras metálicas, entre otros.

De allí que le han enviado decenas de mensajes a su celular de agradecimiento, entre ellos: “Hola señora Karina, quería agradecerle su ayuda en estos momentos y por brindarnos su apoyo”.

En su barrio, Karina es vocal de Gestión Comunitaria del Comité de Seguridad y Trabajo, por ello no desmaya en ayudar con mayor ahínco. Gracias a ello, en retribución, también logró que entre todos la apoyaran para afrontar este duro momento.

Ese soporte mutuo a los emprendimientos la ha llenado de satisfacción a ella y a sus compañeros del Comité. “Se sienten muy bendecidos, nos han llegado muy buenos mensajes por todo lo que hemos venido haciendo. Eso es muy bonito porque he aprendido también a conocer a las personas. Toda esta iniciativa ha influido en mis hijas, quienes son mi pilar”, añadió orgullosa.

KarinaEn “El Huerto JSG”, que son las iniciales del nombre de sus tres hijas, esta madre oriunda de San Lorenzo atiende bajo todas las normas de bioseguridad. foto: Cortesía

No se descuidan de las normas de bioseguridad

Como todas las tiendas del sector de Pomasqui, la de Karina también cuenta con anuncios de bioseguridad. Pero los de ella son particulares: los elaboró con mensajes que buscan “contagiar a los vecis”, pero no de coronavirus, sino de optimismo.

Y aunque Karina y sus compañeros de Gestión Comunitaria del Comité de Seguridad y Trabajo saben que siguen siendo tiempos difíciles por la pandemia, desde su tienda busca un impacto positivo: “Cuando uno hace las cosas con mucho amor, todo le sale bien”, concluyó.

Reveladora encuesta

La segunda encuesta anual de “Emprendedorismo Mundial”, realizada a 9.000 mujeres de 15 países, reveló que a nivel mundial la mayoría de ellas (72%) aspira a iniciar su propio negocio: 50% de ellas todavía no lo tiene y 22% sí.

La motivación mundial para iniciar un negocio es “ser su propia jefa” (61%). En Ecuador es el 76%, seguido por el soporte a su familia (65%) y seguir una pasión (47%).

Además, en el país, convertirse en un modelo a seguir para las mujeres más jóvenes resultó ser un factor motivador para el 85% de las consultadas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP